¡Sólo queda una semana!

Ya sólo falta poco más de una semana para nuestra tanda de verano del Taller de Oración. Es la más completa. En cuatro días condensamos todos los métodos, orientaciones, comentarios y ayudas para la oración con los que ayudar a otros a hacer su propio camino de oración.
Relacionarse con Dios es algo muy personal, pero existen ayudas objetivas y métodos concretos que facilitan este encuentro. En el Taller de Oración nos apoyamos en el ejemplo de san Ignacio de Loyola y santa Teresa de Jesús, entre otros, porque su legado siguen siendo una gran ayuda para el hombre y la mujer contemporáneos.
No hace falta tener una trayectoria de oración ni una frecuente práctica religiosa para venir al Taller. Sólo hace falta querer buscar algo más, una relación personal con el Señor, un deseo de redescubrir la propia interioridad y silencio.

La entrada será el viernes día 8 de julio de 2011 a las 10:00 h. y terminaremos el lunes 11 a las 20:00 h. Hay diversas posibilidades de alojamiento, comidas o sólo asistir al taller. Infórmate y apúntate llamando al 983.20.20.22 o en el correo taller.oracion.valladolid@gmail.com

"Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor, no endurezcáis vuestro corazón" (Salmo 94) ¡No dudes, Él te está esperando!

Oración: Arraigados y edificados en Cristo

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) es un evento organizado por la Iglesia Católica para reunir a los jóvenes de todo el mundo que quieran celebrar unos días de oración, convivencia y solidaridad muy especiales. Las JMJ nacieron en 1984 durante el papado de Juan Pablo II para incentivar la participación juvenil en la Iglesia. A estas alturas seguro que ya estás enterado de que las próximas, tendrá lugar este verano en Madrid del 16 al 21 de agosto.

Quizá estás deseando que lleguen esos días para estar en Madrid con tantos otros jóvenes. Pero también puede que esto de las JMJ te suene muy lejano por tu edad, por tu lugar de residencia o porque tu forma de vivir la fe no encaja con esta forma de celebrarla. Estés en la situación que estés, estamos convencidos de que las Jornadas Mundiales de la Juventud pueden decirle algo a tu vida de fe. Por eso esta vez te proponemos un tiempo de oración que parte de las JMJ pero que te quiere llevar a plantearte cómo estás siendo testigo en tu día a día de esa fe que todos compartimos.

Así pues, ya que habéis recibido al Mesías Jesús como Señor, proceded unidos con él, arraigados y cimentados en él, confirmados en la fe que os enseñaron, derrochando agradecimientos.(Col 2, 6-7)


Descargar Oración: Arraigados y edificados en Cristo

«AnteriorIndice Siguiente»

Apúntate a la próxima tanda

Sí, se acerca el verano. Y conseguirá abrirse paso a través de los agobios y estreses propios del mes de junio... y entonces, cuando de repente todo se detenga, o al menos vuelva al ritmo que nunca debió perder, nos preguntaremos:


¿y qué hago yo este verano?
Nuestra mejor recomendación es que te apuntes a la tanda de julio de nuestro Taller de Oración. Del 8 al 11, inclusive, un retiro largo de fin de semana, un tiempo y un espacio de calidad para descubrir, retomar o profundizar en tu relación con Dios.  Sé que hay ofertas más apetecibles: como la playa o la montaña, pero... ¿realmente son mejor opción, o son incompatibles con dedicar un tiempo imprescindible a dialogar tranquilamente con Aquel que tiene tantas cosas que decirnos de nostros mismos? ¿No buscaremos fuera lo que no somos capaces de encontrar dentro?

Quizá se cumpla la frase de san Agustín que tenemos en la cabecera de este blog, que pasamos demasiado de largo de nosotros mismos, de lo más importante de nosotros mismos, que es esa semilla de trascendencia que llevamos dentro y que, muchas veces, la dejamos marchitar simplemente porque no la atendemos.

Este verano puede ser, sin embargo, una oportunidad privilegiada para cuidar esa parte de nosotros mismos, y, en medio del silencio, la paz y la meditación, descubrir "ese encuentro que da sentido a la vida toda" como dice María de Grado, una amiga que vino al taller hace unos meses.

Te invitamos de todo corazón a esta nueva tanda de julio, la más completa y mejor que te podemos ofrecer. Las fechas, los contenidos y el modo de inscripción lo tienes en el tríptico de la derecha. ¡Anímate, sólo hace falta querer buscar!

Oración: Orar por los refugiados

El próximo día 20 de junio celebraremos el día mundial del refugiado. Refugiado es una persona que: "Debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país". Es decir, no estamos hablando simplemente de emigrantes, los cuales normalmente salen de su país por motivos económicos, sino de personas que huyen de una amenaza real y violenta para sus vidas.

Señor Jesús, hoy nos llamas a acoger a los miembros de la familia de Dios que llegan a nuestra tierra escapando de opresión, pobreza, persecución, violencia y guerra. Como tus discípulos, también nosotros estamos llenos de temor y duda, e incluso sospecha. Construimos barreras en nuestros corazones y en nuestras mentes. Ayúdanos con tu gracia a desterrar el temor de nuestros corazones, que podamos abrazar a cada uno de tus hijos como a nuestro propio hermano y hermana y acoger a los refugiados con alegría y generosidad y a la vez respondiendo a sus muchas necesidades.

Un ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: ---Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y quédate allí hasta que te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo (Mt 2,13)



Descargar Oración: Orar por los refugiados

«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Dios creador del cielo y de la tierra

El apasionado amor creador de Dios palpita en el núcleo de nuestro ser. Su amor creador sustenta nuestro ser en todos sus aspectos, pero respetando nuestra libertad, nuestras responsabilidades y nuestro ritmo normal de crecimiento.
Todo lo que existe tiene sentido para Dios, aunque para nosotros parezca no tenerlo. Todos nosotros somos sueños del amor de Dios; hermosos sueños. Él nos ama como personas reales y concretas, obra de sus manos, con una increíble capacidad de crecimiento. Él nos quiere así como somos y está dispuesto a hacer maravillas partiendo de nuestra palpitante realidad. Nosotros, como él, tenemos que aceptarnos como somos, con nuestras cualidades, nuestras limitaciones y nuestros defectos, y a partir de ahí, crecer sin medida...

Y dijo Dios: -Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que ellos dominen los peces del mar, las aves del cielo, los animales domésticos y todos los reptiles. Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó… Y vio Dios todo lo que había hecho: y era muy bueno. Pasó una tarde, pasó una mañana: el día sexto. (Génesis 1, 26-31)


Descargar Oración: Dios creador del cielo y de la tierra


«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Pedro y la fragilidad

Cuando me pongo delante del Señor me gustaría poder ofrecerle algo a la altura de lo que Jesús predicaba: amor incondicional por mi prójimo, coherencia en mi vida, estar más atento de los pobres, desocupar mi corazón de lo que me aleja de él... Me puede la impaciencia de ver lo poco que avanzo en mi vida de fe, de ver que siempre caigo en los mismos errores, que todavía tengo tantas preguntas sin respuesta. Pero ni los primeros discípulos se libraron de las dificultades que tenemos como hombres para seguir a Jesús y abrir totalmente el corazón a Dios. Nuestra fe es un camino en el que encontramos momentos fáciles y difíciles, dudas y certezas, en el que tropezamos y nos volvemos a levantar. Quizá mirar a Pedro pueda ayudarnos para rezar sobre nuestra vida y las dificultades que encontramos en nuestra vida de fe.

Por tercera vez insistió Jesús: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas?”. Pedro se entristeció porque Jesús le había preguntado por tercera vez si lo amaba, y le respondió: “Señor tú lo sabes todo. Tú sabes que te amo”. Entonces Jesús le dijo: “Apacienta mis ovejas”. (Jn 21, 17)


Descargar Oración: Pedro y la fragilidad


«AnteriorIndice Siguiente»