Orar durante la Semana Santa

El tiempo de Semana Santa está lleno de celebraciones litúrgicas y oportunidades para vivir con intensidad y profundidad lo que celebramos estos días. Desde este blog te queremos ofrecer una oración para que puedas rezar a lo largo de esta semana. Puedes utilizarla en un tiempo largo de oración o tomando cada uno de los apartados en pequeñas "píldoras" que te ayuden a interiorizar lo que se celebra en cada uno de los momentos de esta Semana Santa.



Sabía Jesús que había llegado para él la hora de pasar de este mundo al Padre; había amado a los suyos que vivían en el mundo y los amó hasta el extremo. (Jn 13, 1)

Oración: Por el Papa Francisco

Terminamos esta semana el ciclo de oraciones que hemos dedicado a agradecer el servicio del Papa a nuestra Iglesia y al mundo. Lo hemos hecho rezando las semanas anteriores con las encíclicas de Benedicto XVI, y hoy terminamos pidiendo por el ministerio del Papa Francisco.

El Papa Francisco ha sido portada de todas las televisiones y periódicos a lo largo de la última semana. Cada uno de sus gestos y palabras han sido examinados con detalle intentando adivinar qué decisiones tomará en los próximos meses. Hoy nosotros queremos rezar por él como tantas veces nos ha pedido en estos días. Para que siga siendo pastor como lo ha sido hasta ahora. Para que su deseo de estar al lado de los más pobres nos ayude a ponerles en el centro de nuestra Iglesia.

"Cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres" (Papa Francisco)

Descargar Oración:Por el Papa Francisco
«AnteriorIndice Siguiente»

"Rasguen el corazón”


¡El Espíritu ha soplado con fuerza en el cónclave!  La sorpresa y la alegría que sentimos las personas que escribimos esta reflexión nos impide hoy hablar con nuestras palabras. Con la intención de seguir acompañando este tiempo de Cuaresma y la preparación de la Semana Santa que se acerca os dejamos esta reflexión

MENSAJE CUARESMAL DEL ARZOBISPO DE BUENOS AIRES

La Cuaresma se nos presenta como grito de verdad y de esperanza cierta que nos viene a responder que sí, que es posible no maquillarnos y dibujar sonrisas de plástico como si nada pasara. Sí, es posible que todo sea nuevo y distinto porque Dios sigue siendo “rico en bondad y misericordia, siempre dispuesto a perdonar” y nos anima a empezar una y otra vez… Somos invitados a reconocer que algo no va bien en nosotros mismos, en la sociedad o en la Iglesia, a cambiar, a dar un viraje, a convertirnos.

En este día, son fuertes y desafiantes las palabras del profeta Joel: Rasguen el corazón, no los vestidos: conviértanse al Señor su Dios.

Rasguen el corazón y no los vestidos de una penitencia artificial sin garantías de futuro.

Rasguen el corazón y no los vestidos de un ayuno formal y de cumplimiento que nos sigue manteniendo satisfechos.

Rasguen el corazón y no los vestidos de una oración superficial y egoísta que no llega a las entrañas de la propia vida para dejarla tocar por Dios.

Rasguen los corazones para decir con el salmista: “hemos pecado”. “La herida del alma es el pecado: ¡Oh pobre herido, reconoce a tu Médico! Muéstrale tus llagas”.

Rasguen los corazones para sentir ese eco de tantas vidas desgarradas y que la indiferencia no nos deje inertes.

Rasguen los corazones para poder amar con el amor con que somos amados, consolar con el consuelo que somos consolados y compartir lo que hemos recibido.

Este tiempo litúrgico que inicia hoy la Iglesia no es sólo para nosotros, sino también para la transformación de nuestra familia, de nuestra comunidad, de nuestra Iglesia, del mundo entero…

Como Iglesia que marcha hacia la Pascua y que cree que el Reino de Dios es posible necesitamos que, de nuestros corazones desgarrados por el deseo de conversión y por el amor, brote la gracia y el gesto eficaz que alivie el dolor de tantos hermanos que caminan junto a nosotros. «Ningún acto de virtud puede ser grande si de él no se sigue también provecho para los otros... Así pues, por más que te pases el día en ayunas, por más que duermas sobre el duro suelo, y comas ceniza, y suspires continuamente, si no haces bien a otros, no haces nada grande». (San Juan Crisóstomo)

Este año de la fe que transitamos es también la oportunidad que Dios nos regala para crecer y madurar en el encuentro con el Señor que se hace visible en el rostro sufriente de tantos chicos sin futuro, en la manos temblorosas de los ancianos olvidados y en las rodillas vacilantes de tantas familias que siguen poniéndole el pecho a la vida sin encontrar quien los sostenga.

Les deseo una santa Cuaresma, penitencial y fecunda Cuaresma y, por favor, les pido que recen por mí. Que Jesús los bendiga.
Paternalmente
Card. Jorge Mario Bergoglio s.j.

Oración: Caritas in veritate

La caridad no es algo que se guarda en el corazón. No es un sentimiento que me hace vivir en paz y a gusto conmigo mismo. La caridad es algo que se pone en juego en cada reto y actividad de nuestra vida. Desde la reflexión intelectual hasta en el modo en que me acerco a los necesitados. Una caridad que cuando está presente en cada ámbito de nuestra vida conduce a cada persona concreta y a la familia humana a su desarrollo integral.

La oración de hoy te invita a acercarte a la encíclica Caritas in veritate de Benedicto XVI. Un acercamiento desde la oración que no agota todo lo que este texto ofrece. Ojalá que si has leído la encíclica la oración te ayude a concretarla en tu vida, y si no lo has hecho, que la oración te anime a profundizar en ella.

En el contexto social y cultural actual, en el que está difundida la tendencia a relativizar lo verdadero, vivir la caridad en la verdad lleva a comprender que la adhesión a los valores del cristianismo no es sólo un elemento útil, sino indispensable para la construcción de una buena sociedad y un verdadero desarrollo humano integral. (Caritas in veritate - Benedicto XVI)

Descargar Oración: Caritas in Veritate
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Deus Caristas Est

En este tiempo de transición entre dos Papas que estamos viviendo en la Iglesia, queremos dedicar una serie de oraciones a agradecer lo mucho que nos ha dado Benedicto XVI y a pedir por el futuro que se abre con un nuevo Papa que seguro que tendrá que afrontar nuevos retos.

Hoy recordamos la primera encíclica de Benedicto XVI: Deus Caritas Est. Una encíclica en la que nos invita a profundizar en uno de los elementos fundamentales de nuestra fe: reconocer la acción amorosa de Dios sobre nosotros y que estamos llamados a comunicar a los demás.

Esperamos que estas oraciones de las próximas semanas te ayuden a repensar y refrescar las raíces de tu fe. Que las palabras de Benedicto XVI te empujen a un mayor amor a Dios y al prójimo.

«Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él » (1 Jn 4, 16)


Descargar Oración: Deus Caritas Est
«AnteriorIndice Siguiente»

Disfrutar de Dios en la oración

En este tiempo de Cuaresma podemos intentar disfrutar de Dios en la oración, sin miedo, con confianza, dejándonos llenar de su Amor, es nuestro “Abba” ¿que puedo temer?.

“Dios es Dios”, seamos brillantes o mediocres, lo merezcamos mucho o poco, su Amor se ofrece abundante y gratuito sobre todos, más allá de lo que somos, ¿que otra cosa podemos hacer sino agradecer y alabar?.

También las celebraciones en las que participemos son oportunidades de disfrutar de Dios, y aunque a veces los problemas y dificultades que nos rodean nos invitan a escondernos, a protegernos, lo nuestro es la esperanza, la entrega, el darnos... Hemos sido llamados a relacionarnos con Dios como lo hace Jesús, por eso, esos espacios de oración compartida pueden ser momentos para regresar a la verdad, a la vida...

Y en nuestro día a día con las personas con la que compartimos la vida, también podemos disfrutar de Dios, si somos hijos y hermanos podemos celebrarlo cuidando unos de otros, perdonándonos, acogiéndonos, tendiendo puentes, abriendo caminos...mirándonos unos a otros como Él nos mira.

Y como otras veces, aquí te sugerimos una canción que puedes usar en tu tiempo de oración.