Oración por las personas sin hogar fallecidas

En esta oración para la festividad de Todos los Santos queremos recordar a nuestras personas queridas que han fallecido recientemente, en especial, a aquellas personas que fallecieron pasando los últimos días de su vida solos, lejos de su familia y su hogar, durmiendo en la calle. Recordaremos a estos “olvidados” que por distintos motivos nadie ha despedido o llorado su pérdida.

“Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros” (Jn 1,14)

La oración ha sido preparada por Red Incola, Fundación que en Valladolid se dedica a la atención de personas migrantes y que tiene el programa "Café Solidario" para acompañar a las personas que viven en la calle.



Descargar Oración por las personas sin hogar fallecidas

Oración: Abraham, un Dios que es promesa


La historia de Abraham y Sara, nos enseña la relación entre un hombre y una mujer con Dios. Una familia que intenta cumplir su voluntad y ello le lleva a dejar su casa, sabiéndose acompañado por su Dios.

Nosotros también podemos encontrarnos con Dios y conocer la promesa y el proyecto que tiene para cada uno de nosotros.

“El Señor dijo a Abrán: Sal de tu tierra nativa y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.” (Gn 12, 1).

Descargar Oración: Abraham, un Dios que es promesa
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Orar desde lo cotidiano

Hoy vengo ante ti Señor porque necesito un espacio en medio de mis rutinas para, sin prisa, abrir mi corazón y mis sentidos a ti. Mi ritmo acelerado y la sucesión de tareas, obligaciones y compromisos me hacen a menudo sordo y ciego a tu presencia, impidiéndote participar de mi vida. Anhelo que Tú Señor formes parte, desde el amanecer hasta que me acuesto, de las situaciones que voy viviendo en casa o en el trabajo. Anhelo que Tú seas mi guía y mi luz todos los días.

En la oración espero la relación personal y cercana con Dios, pero cada día puedo también buscar su presencia en la realidad, en las personas con las que comparte mi tiempo, y en todas sus obras. Hacer presente a Dios en medio de mis actividades, con un cambio en mi mirada, me ayudará a descubrir las pequeñas cosas en las que Dios se deja ver. Desde que me despierto puedo alegrarme de tener un nuevo día para vivirlo junto a Él, y me puedo sentir acompañado en los momentos cotidianos.

“Tu rostro, Señor, es lo que busco” (Sal 26 7-8).


Descargar Oración: Orar desde lo cotidiano
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Amigos fuertes de Dios

Hoy, 15 de octubre, fiesta de Santa Teresa, y en el año en que la Iglesia festeja el 5º centenario de su nacimiento, nos ponemos en tu presencia, Señor, de la mano de la Santa.

En nuestras vidas descubrimos una llamada a mirar en nuestro interior, a buscar lo verdadero en medio de tanto cambio y tanta apariencia de plenitud. No nos satisface una vida totalmente dependiente de las modas, de lo que se espera que hagamos o de otras personas. Nos sentimos con frecuencia agitados, sin saber bien de dónde vienen esos sentimientos. Teresa de Cepeda y Ahumada, una monja carmelita de Ávila, se vio alcanzada por Jesús como un amigo que no merecía, pero que la ganaba cada vez más. Su gran misión fue comunicar toda esta aventura y animar a todos a meterse en ella con “determinada determinación”.

Por tercera vez le pregunta: ---Simón hijo de Juan, ¿me quieres? Pedro se entristeció de que le preguntara por tercera vez si lo quería y le dijo: ---Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero. Jesús le dice: ---Apacienta mis ovejas. Te lo aseguro, cuando eras mozo, tú mismo te ceñías e ibas adonde querías; cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te ceñirá y te llevará adonde no quieras. Lo decía indicando con qué muerte había de glorificar a Dios. Después de hablar así, añadió: ---Sígueme.
(Jn. 21, 17-22)


Descargar Oración: Amigos fuertes de Dios
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: La Creación. Un Dios que ama

Iniciamos un nuevo curso. Y un inicio puede ser un buen punto de partida para situarse ante lo que tenemos en frente, lo que nos rodea, en lo que estamos inmersos. Recordamos que formamos parte de la creación; y desde una mirada creyente, tenemos presente que el medio que nos rodea: paisajes, flora y fauna, fenómenos de la naturaleza, hechos vitales, personas con las que convivimos a diario, no son únicamente los escenarios o personajes de reparto de la película personal de nuestra vida. Hoy invitamos a sentirnos criaturas, seres creados, seres amados y seres responsables con aquello que nos rodea.

Y dijo Dios:
            -Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que ellos dominen los peces del mar, las aves del cielo, los animales domésticos y todos los reptiles. 
Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios los creó; varón y hembra los creó. 
(Gén. 1, 26-27)


Descargar Oración: La creación. Un Dios que ama.
«AnteriorIndice Siguiente»