Oración: Nicodemo


A pocos días de la celebración de la Pascua, traemos a la oración la figura de Nicodemo. En tres ocasiones aparece en el evangelio de Juan. Es uno de los jefes de los judíos, miembro del Sanedrín, va a buscar a Jesús una noche. Más adelante, en este evangelio, defiende a Jesús delante de sus compañeros, y por último participa en su sepultura.

Como en todos los encuentros de Jesús, la persona que le encuentra experimenta un cambio en su vida. Jesús nos ve tal cual somos, nos conoce en lo más hondo de nosotros mismos. Nicodemo le busca de noche, en la experiencia de oscuridad de la vida, Jesús le dice a Nicodemo que tiene que nacer de nuevo. No pide cambiar, pide nacer de nuevo, dejar al hombre que ha sido y renacer del Agua y del Espíritu. El agua que limpia, el Espíritu: fuego que hace arder por dentro. Dejemos que el Señor nos encuentre, y nos invite a Nacer con El.


Había un hombre del partido fariseo, llamado Nicodemo, una autoridad entre los judíos. Fue a visitarlo de noche y le dice: ---Rabí, sabemos que vienes de parte de Dios como maestro, pues nadie puede hacer las señales que tú haces si Dios no está con él.  Jesús le responde: ---Te aseguro que, si uno no nace de nuevo, no puede ver el reinado de Dios.  Le responde Nicodemo: ---¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Podrá entrar de nuevo en el vientre materno para nacer? Le contesta Jesús: ---Te aseguro que, si uno no nace de agua y Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. De la carne nace carne, del Espíritu nace espíritu.  No te extrañes si te he dicho que hay que nacer de nuevo. (Jn. 3, 1-7).




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejarnos aquí tus comentarios