Oración: Soñamos con ver al Salvador

Aún, estamos en Adviento, pero queremos contemplar en esta oración, el misterio de la Navidad y como lo vivimos interiormente. Descubrimos en el evangelio, que después de tanto tiempo soñando con el nacimiento de Jesús y no hay sitio para Él. Nace en un lugar pobre, quizá no es como se esperaba esta venida. Pero Dios se revela por completo en las cosas pequeñas, en lo humilde, en las personas sencillas. Y Dios se sigue revelando de esta manera.

Estando ellos allí, le llegó la hora del parto y dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no habían encontrado sitio en la posada. (Lc. 2, 6-7).

Oración: El destierro

Conforme el pueblo judío se iba apartando de la Alianza con Dios, los profetas iban anunciando que llegaría el castigo, la maldición, acompañada de la pérdida de la tierra y de la independencia. Y ocurrió. Los Babilonios invadieron Jerusalén, destruyeron la ciudad, incendiaron el templo y expulsaron al pueblo de Israel. Aquello supuso una catástrofe inmensa para los israelitas de ese tiempo. ¡El reino de Dios se acababa!

Sin embargo, en el destierro aprendieron a poner su confianza en el poder de Dios, no en poderes civiles o militares. De alguna forma Dios se desterró con los desterrados, y así experimentaron que Dios no abandona a su pueblo. Estando con ellos les garantizó que había un futuro.

Porque yo sé muy bien lo que haré por vosotros; os quiero dar paz y no desgracia y un porvenir lleno de esperanza, palabra de Yahvé. Cuando me invoquéis y vengáis a suplicarme, yo os escucharé; y cuando busquéis mi corazón encontraréis, siempre que me imploréis con todo vuestro corazón. Entonces, haré que me encontréis, volverán vuestros desterrados, que yo reuniré de todos los países y de todos los lugares adonde os expulsé. Y luego os haré volver de donde fuisteis desterrados” (Jer 29, 11-14)

Oración: Evangelii Gaudium. Llevar la buena noticia al mundo

Hace ya un año que el Papa Francisco nos convocó a todos los fieles cristianos a una nueva etapa evangelizadora marcada por la Alegría.

Con palabras llenas de cariño, cercanas y sencillas, nos invita, desde donde nos encontramos y somos, a desgastarnos en nuestro entorno, en nuestra actividad, en nuestro compromiso, con la fuerza gozosa que brota en quien acoge y se entrega a Jesús y a su Buena Noticia.

Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso. Él nos permite levantar la cabeza y volver a empezar, con una ternura que nunca nos desilusiona y que siempre puede devolvernos la alegría. No huyamos de la resurrección de Jesús, nunca nos declaremos muertos, pase lo que pase. ¡Que nada pueda más que su vida que nos lanza hacia adelante!...

Oración: ¿Dónde están los profetas?

Señor, tú siempre suscitaste profetas en medio del pueblo como “centinelas” de tu alianza. Ellos fueron pregoneros y portavoces de tus promesas salvadoras. Pero ha pasado mucho tiempo y el silencio parece haber sesgado la voz profética. Por eso preguntamos: ¿Dónde están los profetas?

¿Dónde están los profetas?, es el grito de los que sufren, porque necesitan una palabra de consuelo y esperanza en su dolor.

El Señor me dirigió la palabra: ---Antes de formarte en el vientre te escogí; antes de salir del seno materno te consagré y te nombré profeta de las naciones.
Yo repuse: ---¡Ay, Señor mío! Mira que no sé hablar, que soy un muchacho.
El Señor me contestó: ---No digas que eres un muchacho, que adonde yo te envíe, irás; y dirás lo que yo te mande. (Jr 1, 4-7).



Descargar Oración: ¿Dónde están los profetas?
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: David y Salomón. Dios hace casa en su pueblo

Continuamos orando con la Historia de Salvación a través del Antiguo Testamento. Los israelitas, tras ser gobernados por jueces y con la ayuda de Dios, pronto comprendieron que serían un pueblo menos vulnerable ante sus enemigos si las doce tribus se unían bajo la autoridad de un solo rey para todo Israel.

Rechazado Saúl por el Señor, el profeta Samuel busca al elegido por Dios. Como ocurre con frecuencia, los méritos del hombre no coinciden con la mirada de Dios, quien se fija en el último, el rechazado por todos. Una vez ungido, David, no se atribuye ningún mérito, todo lo recibido es gracia del Señor. Por su parte, Salomón, fue consciente de la necesidad de que Dios le concediera su sabiduría, por encima de las cualidades humanas e intelectuales, para gobernar a su pueblo con santidad y justicia.

Pero el Señor le dijo: ---No te fijes en las apariencias ni en su buena estatura. Porque Dios no ve como los hombres, que ven la apariencia. El Señor ve el corazón. Luego preguntó a Jesé: ---¿Se acabaron los muchachos? Jesé respondió: ---Queda el pequeño, que precisamente está cuidando las ovejas. Samuel dijo: ---Manda a por él, que no nos sentaremos a la mesa mientras no llegue. Jesé mandó a por él y lo hizo entrar: era de buen color, de hermosos ojos y buen tipo. Entonces el Señor dijo a Samuel: ---Anda, úngelo, porque es éste. (1 Sm. 16, 7.11-12).

Oración: Moisés y un Dios que libera

Hoy y ahora, ante el presunto silencio de Dios ante las quejas propias, y las de nuestro mundo, nos ofreces un modelo como respuesta, Moisés. Las esperanzas de la opresión del pueblo de Israel ante el todopoderoso faraón, pasan por un niño frágil rescatado de las aguas del Nilo. Hoy y ahora nos invitas a liberarnos y a posibilitar la libertad de quienes lo necesitan.


"El faraón llamó a Moisés y a Aarón de noche, y les dijo: ---Levantaos, salid de en medio de mi pueblo, vosotros con todos los israelitas, id a ofrecer culto al Señor como habéis pedido; llevaos también las ovejas y las vacas como decíais, despedíos de mí y salid". (Éx. 12, 31-32).


Descargar Oración: Moisés y un Dios que libera
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Por los cristianos perseguidos

Nigeria, Ucrania, Siria, República Centroafricana, Méjico, India, Eritrea, Irán, Corea, Sudán, Japón, Egipto, China, Líbano.... Parece que no puede ser verdad, cuando decimos que en el mundo hay 350 millones de cristianos que son perseguidos o discriminados por su fe.

Estamos invitados a compartir un rato de oración con y por ellos, porque por estos cristianos, que sufren a causa de su fe, cada vez urge más que se promueva la paz y la reconciliación.

Dichosos vosotros cuando os injurien, os persigan y os calumnien de todo por mi causa.” (Mt 5,11)


Descargar Oración: Por los cristianos perseguidos
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración por las personas sin hogar fallecidas

En esta oración para la festividad de Todos los Santos queremos recordar a nuestras personas queridas que han fallecido recientemente, en especial, a aquellas personas que fallecieron pasando los últimos días de su vida solos, lejos de su familia y su hogar, durmiendo en la calle. Recordaremos a estos “olvidados” que por distintos motivos nadie ha despedido o llorado su pérdida.

“Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros” (Jn 1,14)

La oración ha sido preparada por Red Incola, Fundación que en Valladolid se dedica a la atención de personas migrantes y que tiene el programa "Café Solidario" para acompañar a las personas que viven en la calle.



Descargar Oración por las personas sin hogar fallecidas

Oración: Abraham, un Dios que es promesa


La historia de Abraham y Sara, nos enseña la relación entre un hombre y una mujer con Dios. Una familia que intenta cumplir su voluntad y ello le lleva a dejar su casa, sabiéndose acompañado por su Dios.

Nosotros también podemos encontrarnos con Dios y conocer la promesa y el proyecto que tiene para cada uno de nosotros.

“El Señor dijo a Abrán: Sal de tu tierra nativa y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.” (Gn 12, 1).

Descargar Oración: Abraham, un Dios que es promesa
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Orar desde lo cotidiano

Hoy vengo ante ti Señor porque necesito un espacio en medio de mis rutinas para, sin prisa, abrir mi corazón y mis sentidos a ti. Mi ritmo acelerado y la sucesión de tareas, obligaciones y compromisos me hacen a menudo sordo y ciego a tu presencia, impidiéndote participar de mi vida. Anhelo que Tú Señor formes parte, desde el amanecer hasta que me acuesto, de las situaciones que voy viviendo en casa o en el trabajo. Anhelo que Tú seas mi guía y mi luz todos los días.

En la oración espero la relación personal y cercana con Dios, pero cada día puedo también buscar su presencia en la realidad, en las personas con las que comparte mi tiempo, y en todas sus obras. Hacer presente a Dios en medio de mis actividades, con un cambio en mi mirada, me ayudará a descubrir las pequeñas cosas en las que Dios se deja ver. Desde que me despierto puedo alegrarme de tener un nuevo día para vivirlo junto a Él, y me puedo sentir acompañado en los momentos cotidianos.

“Tu rostro, Señor, es lo que busco” (Sal 26 7-8).


Descargar Oración: Orar desde lo cotidiano
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Amigos fuertes de Dios

Hoy, 15 de octubre, fiesta de Santa Teresa, y en el año en que la Iglesia festeja el 5º centenario de su nacimiento, nos ponemos en tu presencia, Señor, de la mano de la Santa.

En nuestras vidas descubrimos una llamada a mirar en nuestro interior, a buscar lo verdadero en medio de tanto cambio y tanta apariencia de plenitud. No nos satisface una vida totalmente dependiente de las modas, de lo que se espera que hagamos o de otras personas. Nos sentimos con frecuencia agitados, sin saber bien de dónde vienen esos sentimientos. Teresa de Cepeda y Ahumada, una monja carmelita de Ávila, se vio alcanzada por Jesús como un amigo que no merecía, pero que la ganaba cada vez más. Su gran misión fue comunicar toda esta aventura y animar a todos a meterse en ella con “determinada determinación”.

Por tercera vez le pregunta: ---Simón hijo de Juan, ¿me quieres? Pedro se entristeció de que le preguntara por tercera vez si lo quería y le dijo: ---Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero. Jesús le dice: ---Apacienta mis ovejas. Te lo aseguro, cuando eras mozo, tú mismo te ceñías e ibas adonde querías; cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te ceñirá y te llevará adonde no quieras. Lo decía indicando con qué muerte había de glorificar a Dios. Después de hablar así, añadió: ---Sígueme.
(Jn. 21, 17-22)


Descargar Oración: Amigos fuertes de Dios
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: La Creación. Un Dios que ama

Iniciamos un nuevo curso. Y un inicio puede ser un buen punto de partida para situarse ante lo que tenemos en frente, lo que nos rodea, en lo que estamos inmersos. Recordamos que formamos parte de la creación; y desde una mirada creyente, tenemos presente que el medio que nos rodea: paisajes, flora y fauna, fenómenos de la naturaleza, hechos vitales, personas con las que convivimos a diario, no son únicamente los escenarios o personajes de reparto de la película personal de nuestra vida. Hoy invitamos a sentirnos criaturas, seres creados, seres amados y seres responsables con aquello que nos rodea.

Y dijo Dios:
            -Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que ellos dominen los peces del mar, las aves del cielo, los animales domésticos y todos los reptiles. 
Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios los creó; varón y hembra los creó. 
(Gén. 1, 26-27)


Descargar Oración: La creación. Un Dios que ama.
«AnteriorIndice Siguiente»

Contemplar el mundo

Es fácil dejarse llevar por nuestras pequeñas comodidades, por nuestro bienestar, por nuestras “seguridades”... Por eso es bueno llevar a la oración el dolor del mundo que a diario nos muestran los medios de comunicación para liberarnos de indiferencias y justificaciones. Acercarnos desde ahí a ese dolor “lejano”, contemplar el sufrimiento terrible de hombres, mujeres y niños. Mirarles, escucharles, sentirles con Jesús. Son nuestros hermanos los que sufren, lloran, tienen miedo, suplican, tienen hambre, son explotados, reprimidos, represaliados. Están en Sudán, Mali, Ucrania, Gaza, Libia, República Centroafricana, Afganistán, Irak, Sudán, Siria, Somalia...

Contemplar el mundo con Jesús nos sitúa como cristianos ante él: “Dios quiere abrirse camino entre nosotros para hacerlo más humano”. Para ello Jesús nos ofrece la mejor opción, nos cuestiona, nos moviliza, nos contagia de su coraje y de su fuerza. Para trabajar por el Evangelio desde lo que somos y desde donde estamos. En la denuncia, en la colaboración, acogiendo, orando, acompañando... Escuchemos en nuestro interior y sigamos con valentía las respuestas que nos ofrece Jesús.


Oración: Enviados desde Pentecostés

Hemos celebrado hace unas semanas la Ascensión y también la festividad de Pentecostés. Jesús sube al Padre, pero no nos quedamos solos. La ausencia física de Jesús tiene su continuidad en el Espíritu Santo, la tercera persona de la Trinidad. Definimos al Espíritu como fuerza silenciosa, calor latente, silencio cargado de Palabra, humedad que refresca la sequía... Nos resulta complicado definir su presencia, pero no por ello renunciamos a intentar describirlo. Esa fuerza, con sus dones, nos urge a ser enviados. Como aliento que impulsa, nos envía al mundo como Iglesia
.

Nadie puede decir: “Jesús es Señor”, si no es bajo la acción del Espíritu Santo. Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común. (1 Cor. 12, 3-7)

Descargar Oración: Enviados desde Pentecostés
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Con los refugiados

Son millones las personas que en todo el mundo han tenido que abandonar forzosamente sus hogares. Sólo en Siria, se estima una cifra de refugiados que podría llegar a los cuatro millones a finales de 2014. Esta guerra se ha convertido en una de las mayores crisis humanitarias de nuestro tiempo.
Los refugiados pasan por dolorosas experiencias cuando están en un país extranjero. Ellos llevan la carga de aquellos que les han causado o aún están causando este dolor. Algunos viven con miedo y quieren venganza. Los refugiados desean reconstruir sus vidas y superar las experiencias del pasado. Pero a menudo eso les resulta muy difícil.
Hoy queremos proponeros una oración por los refugiados y migrantes. Para poder acercarnos a esa realidad con la mirada de Dios y dejar que toque nuestros corazones.

Un ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y quédate allí hasta que te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo (Mt 2,13)

Descargar Oración: Con los refugiados
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Bienaventurados los pobres

Elegiste un camino de pobreza para salvarnos. El adjetivo pobre evoca humildad, conciencia de los propios límites, de la propia condición existencial de la pobreza. Me llamas a transformar esa pobreza de espíritu según los dones recibidos, en un estilo de vida que se refleje en mi existencia, intentando ayudar a otros buscando lo esencial. Además, necesitamos la conversión en relación a los pobres. Tenemos que preocuparnos de ellos, ser sensibles a sus necesidades, ser solidarios.

Pues conocéis la generosidad de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, por vosotros se hizo pobre para enriqueceros con su pobreza. (1 Cor 8, 9)

Descargar Oración: Bienaventurados los pobres
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Con los ancianos

Hoy vamos a hacer presentes en nuestra oración a aquellos que ya han vivido muchos años, a los ancianos, a nuestros abuelos, a nuestros padres y madres, a nuestros mayores, aquellos a los que fuerzas físicas ya les fallan, y a los que el paso del tiempo les ha postrado en una butaca o en una cama. Porque todavía tienen mucho que ofrecer al mundo y a la Iglesia.

Con tu VOZ. Eres referente de sabiduría y experiencia en la vida de familia. Ofreces palabras de esperanza que tienen raíz profunda. Cuéntanos la tradición y el evangelio desde tu serenidad de vida ya lograda. Anuncia a los que crecen la fuerza y la justicia de Dios que has ido experimentando en tu vida.

Con tu ORACIÓN. Puedes rezar por el bien y justicia del mundo y de la Iglesia. Desde tu cama puedes abrazar con la oración al mundo.

Con tu PRESENCIA. Eres el nexo de unión en la familia. Unes generaciones nos ayudas a salir del individualismo y de la indiferencia.

Con tu AMOR. Tu amor hacia nosotros, permanece. El bien hecho, permanece siempre. El amor no pasa nunca y cuando hay amor, Dios está presente. Tu comprensión y consuelo son un bien para nosotros.

«…Ahora, en la vejez y en las canas, Dios, no me abandones, hasta que anuncie tu brazo y tu fuerza a la generación venidera, y tu justicia, Dios, que es sublime y las hazañas que realizaste: oh Dios, ¿quién como tú? Me hiciste pasar peligros, muchos y graves; de nuevo me harás revivir. De las simas de la tierra de nuevo me levantarás; acrecerás mi dignidad y te volverás a consolarme. Y yo te daré gracias con el arpa, Dios mío, por tu fidelidad; tañeré la cítara en tu honor, Santo de Israel. Te aclamarán mis labios -cantando para ti- y también mi aliento, que redimiste. Y mi boca todo el día meditará en tu justicia, porque han fracasado afrentados los que buscaban mi daño» (Salmo 71)


Descargar Oración: Con los ancianos
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Pedro, ¿me amas?

Como hemos hecho en otras oraciones a lo largo de este curso, hoy te proponemos acercarnos juntos a Jesús desde la contemplación.

En la oración de contemplación ponemos en juego los sentidos. Vamos a mirar cómo él mira a los demás, su modo de hablar, cómo se dirige a los demás. La contemplación trata de educar nuestro modo de mirar, de sentir, de pensar, de actuar al modo de Jesús. Es una invitación a sumergirnos en la persona de Jesús.

Hoy para esta contemplación nos acercamos al lago donde los discípulos de Jesús están pescando.

Por tercera vez le pregunta: “Simón hijo de Juan, ¿me quieres?” Pedro se entristeció de que le preguntara por tercera vez si lo quería y le dijo: “Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero”. Jesús le dice:”Apacienta mis ovejas” (Jn 21, 17)

Descargar Oración: Pedro, ¿me amas?
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Buscar y hallar a Dios

A la vista de las dificultades, la soledad, los desencuentros de nuestro mundo nos preguntamos con frecuencia “pero, ¿dónde estás?”. Incluso desde una mirada de fe hallar a Dios en el que “vivimos, nos movemos y existimos” no es algo fácil, requiere un entrenamiento de cuerpo, alma y espíritu a lo largo de toda la vida. Sin embargo, hay personas que viven con mucha naturalidad este encontrar a Dios en todas las cosas. Especialmente para Ignacio de Loyola esta fue la devoción en la que fue creciendo a lo largo de toda su vida hasta llegar hacerlo con facilidad. Dejemos que Ignacio nos muestre su camino a través de la última meditación de los Ejercicios Espirituales: la Contemplación para alcanzar amor. Un medio para vivir desde el amor de Dios, de meditar en el Amor derramado en nuestros corazones que nos invita a unirnos a Él en su continuo derroche en el mundo.

"Pedir conocimiento interno de tanto bien recibido, para que yo, enteramente reconociendo, pueda en todo amar y servir a su divina majestad” [EE.EE. 233]

Descargar Oración: Buscar y hallar a Dios
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Magnificat

Hace unos días empezamos el mes de mayo, mes que acostumbramos a dedicar a María. Lejos quedan los recuerdos de cuando en la escuela llevábamos flores que con tanta alegría entregábamos para poner en el altar. Hoy es María agradecida la que nos da flores a nosotros, es María la que con su cántico de alegría, llena nuestra vida de regalos.

Proclama mi alma la grandeza del Señor, 
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; 
porque ha mirado la humillación de su esclava. 
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones 
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. (Lc 1, 46-49)

Descargar Oración: Magnificat
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Resurrección a la vida verdadera

Estamos viviendo la Pascua que es el tiempo en el que la Iglesia anuncia la resurrección de Jesús y recuerda que se apareció a sus discípulos después de su muerte. La Iglesia también celebra que Jesús resucitado se sigue haciendo presente a lo largo de la historia y que está vivo y presente en nuestra vida y en nuestro mundo.

Te invitamos en la oración de hoy, a descubrir cómo el Resucitado camina junto a ti, igual que lo descubrieron los discípulos camino de Emaús.

“El primer día de la semana fueron de madrugada las mujeres al sepulcro llevando los perfumes preparados. Encontraron corrida la piedra del sepulcro, entraron, pero no encontraron el cadáver del Señor Jesús. Estaban desconcertadas por el hecho, cuando se les presentaron dos hombres con vestidos brillantes. Y, como quedaron espantadas, mirando al suelo, ellos les dijeron: - ¿Por qué buscáis entre los muertos al que está vivo? No está aquí, ha resucitado.” (Lc 24, 1-6)

Descargar Oración: Resurrección
«AnteriorIndice Siguiente»

¿Qué le pido a Dios?


En el mundo en que vivimos hay esperanza, hay dolor y sufrimiento, hay vida estéril, amor, tentaciones, hay comprensión, ternura...

Cuando miramos el mundo, a nuestro entorno o a quiénes nos rodean podemos ver alguna de estas cosas o pueden pasarnos desapercibidas. A veces pedimos a Dios lo que “necesitamos”: encontrar un trabajo, no padecer enfermedades, que no haya sufrimiento a nuestro alrededor, a así entendemos el “pedid y se os dará...”. Y otras veces somos capaces de ampliar nuestra mirada y fijarnos en las necesidades de otros. Y es que podemos mirar desde muchos acentos y con muchos filtros en la mirada. Y desde dónde y cómo miremos, seguramente actuaremos. Podemos vivir ignorando, comprendiendo, aceptando, escondiéndonos. Construyendo, transformando, rechazando, destruyendo, agradeciendo...




Hoy te invito a que vayas a la oración dejándote en manos de Dios, abriéndote a su Presencia de Amor, de Padre. Muéstrale lo que ves, lo que sientes cuando miras. Háblale de los que ejercen la violencia, de los enfermos, de la falta de trabajo, de los que sienten a Dios ausente, ora con el dolor, la frustración,...deja que Dios te ayude a salir de ti mismo, que Jesús y su Vida ocupen tu centro. Quizá te enseñe nuevas maneras de hacer, de compartir, de entregarte, de salir al encuentro, de buscar, de sentir, de amar. Quizá descubras otra manera de pedir, comprender y vivir desde la Confianza en Él


Oración: La Pasión

Durante varias semanas hemos estado siguiendo de cerca el camino de Jesús en la cuaresma, durante las semanas próximas seguiremos los pasos de un hombre condenado a muerte. ¿Querremos seguirle hasta el final? Durante toda su Pasión, su naturaleza divina parece que se esconde, ha quedado reducido a ser el más desgraciado de los hombres. Sin embargo, la Pasión es la hora más grandiosa de Jesús, en la que cumple el designio de la Encarnación y su misión en este mundo.

Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que llegaba la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. (Jn 13, 1)

Descargar Oración: La Pasión
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Amigos

Una palmada en la espalda o un abrazo cuando ha sido un mal día. Una llamada, que hace que la vida tenga otro color cuando ha terminado. Un café tranquilo, o una cena sencilla compartida. Lo más natural que nos hace hermanos, lo construimos día a día, crece, madura y se mantiene con nosotros. La amistad es un cauce de expresión de lo que soy con el otro y de lo que el otro es conmigo, un regalo que Dios pone en mis manos y que con cariño y ternura acojo en mi vida.


Ya no os llamo siervos porque el siervo no sabe lo que hace el amo. A vosotros os he llamado amigos porque os comuniqué cuanto escuché a mi Padre. (Jn 15, 15)

Descargar Oración: Amigos
«AnteriorIndice Siguiente»

Corazón de bondad

Vivimos en una mundo en el que muchas veces nos sentimos saturados por el exceso de ofertas, de opciones, de reclamos... Aturdidos por el bombardeo de información muchas veces interesada, casi bloqueados por lo urgente, agobiados por el vértigo que genera la rapidez que se nos impone.
Lo que no es resuelto de inmediato nos genera ansiedad. A veces, parece que olvidamos que se puede esperar, que vale la pena tener paciencia.

El exceso de imágenes y de noticias, nos pueden provocar indiferencia, pasividad, insensibilidad.
Poner el corazón en el lugar equivocado puede conducir a que nos dejemos llevar por la corriente de la comodidad, el consumismo, la apatía, lo fácil.

Hacernos conscientes de estos peligros que hacen infeliz e insatisfecho al hombre puede ser el comienzo.
Como en aquella canción de la Orquesta Mondragón donde lo aparentemente atrayente se convertía en un grito de búsqueda e insatisfacción.


Hacer momentos de silencio en nuestras vidas, descentrarnos, mirar a Dios, a su corazón de bondad, abrirnos a Su Novedad, puede ayudarnos a encontrar el camino.
Jesús nos enseña a vivir la Vida, podemos dejar que su Evangelio hable a nuestra realidad concreta y cotidiana de todos los días.
Puede que descubramos que la felicidad no consiste en acumular, -¿qué tenemos que no hayamos recibido?-, sino en compartir y en humanizar nuestras relaciones. Puede que Su mirada compasiva nos enseñe a ver la realidad transformada, con el corazón esperanzado. Puede que en Su Palabra encontremos sabiduría y fortaleza para descubrir cómo hacer que en medio de la realidad y de nuestras ciudades se haga visible toda la bondad que Dios a puesto en nuestros corazones y que ya está ahí para los que saben mirar de otra manera.

San José

El 19 de marzo celebramos la festividad de San José. Alguien de quien poco conocemos y que apenas aparece en los primeros capítulos de los evangelios.

Hoy te invitamos a un tiempo de oración utilizando tu imaginación. Trasládate a ese hogar de Nazaret que compartían José, María y Jesús. Deja que el hacer cotidiano de José le pueda decir algo a tu vida de hoy. Como siempre, puedes utilizar la ficha de la oración como guía o ejemplo para tu oración personal.


El sexto mes envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen prometida a un hombre llamado José, de la familia de David; la virgen se llamaba María. (Lc 1, 26-27)

Descargar Oración: San José
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Cuaresma

La Cuaresma es un tiempo fuerte dentro de la liturgia de la Iglesia. Es un período en el que se nos invita a ahondar en nuestro camino personal de crecimiento, conversión y fe. Por lo tanto, es un tiempo de Gracia, un tiempo de oportunidad, una ocasión para no dejar volar, como las hojas del calendario. Es preciso despertar y volver a enamorarme de la vida, que es donde encuentro la huella profunda de Dios.

Os daré un corazón nuevo y os infundiré un espíritu nuevo; arrancaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. (Ez 36, 26).

Descargar Oración: Cuaresma
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Miércoles de Ceniza

En este inicio de la Cuaresma siempre resuenan en mí las palabras que escuchamos durante la imposición de la ceniza: “Conviértete y cree en el evangelio”. Una invitación que me recuerda que mi vida puede aspirar a más. Que mi seguimiento de Jesús todavía puede tocar aspectos de mi vida en los que no le dejo entrar. Que creer en el evangelio no es sólo un acto de la razón, sino que toca mi corazón, mis manos y mis pies para ponerme en acción. Por eso pido aprender a releer esta invitación que se me hace todos los miércoles de ceniza y sentir cómo hoy Dios me dice:
 Saca lo mejor de ti y arriesga por el evangelio.

El espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar la buena noticia a los pobres, me ha enviado a proclamar la liberación de los cautivos y dar la vista a los ciegos, a libertar a los oprimidos y a proclamar un año de gracia del Señor. Después enrolló el libro, se lo dio al ayudante y se sentó. Todos los que estaban en la sinagoga tenían sus ojos clavados en él. Y comenzó a decirles: -Hoy se ha cumplido el pasaje de la escritura que acabáis de escuchar. (Lc 4, 18-21)

Descargar Oración: Miércoles de Ceniza
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Una respuesta elegida

Nuestra actitud vital en el ámbito de la fe es de búsqueda. En ocasiones no estamos seguros de por dónde comenzar nuestra misión, de si lo que hacemos está de acuerdo con la voluntad de Dios, o de cuál debe ser nuestro mensaje. Nuestra decisión de seguir a Cristo a veces se desvía y necesitamos revisar nuestras elecciones para concretar la entrega a los valores del Reino.

La iniciativa siempre es de Dios, que nos llama y espera una respuesta. Y su amor nos hace libres para elegir nuestro camino, que puede coincidir o no con el suyo. ¿Qué camino es el que quieres tú tomar?

Mi sustento es cumplir la voluntad del que me envió y dar remate a su obra. (Jn 4, 34)

Descargar Oración: Una respuesta elegida
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: La samaritana

En la oración de esta semana, volvemos a proponeros la contemplación de un texto del Evangelio.

La contemplación es un modo de oración en el que sobre todo se nos anima a usar la imaginación. Buscamos adentrarnos en la escena "como si presente me hallase", tal y como nos invita San Ignacio en sus Ejercicios Espirituales. Y a través de nuestra imaginación ir conociendo el modo en el que Jesús se relaciona con la gente. Aprender de su manera de mirar, de sus gestos, de sus palabras.

La imaginación nos llevará a fijarnos en unos detalles, en alguna palabra, en algún gesto. Aquello que resuene en mi corazón me ayudará a preguntarme qué es lo que Dios está tratando de decirle hoy a mi vida.

Le contestó Jesús: -El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; quien beba del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, pues el agua que le daré se convertirá dentro de él en manantial que brota dando vida eterna. Le dice la mujer: -Señor, dame de esa agua, para que no tenga sed y no tenga que venir aquí a sacarla. (Jn 4, 13-15)

Descargar Oración: La samaritana
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: A tu modo

Los cristianos nos consideramos seguidores y discípulos de Jesús. Él es nuestro maestro, el que nos enseña quién es Dios y lo que eso significa para nuestras vidas. Él es en quien ponemos nuestros ojos para aprender lo que le gusta a Dios y lo que le desagrada. Jesús es un modelo para nuestra vida porque cumplió la voluntad de Dios durante toda su vida. Jesús es la Palabra de Dios que nosotros podemos entender.

Ser seguidor de Jesús es mucho más que cumplir una serie de normas o hacer una serie de cosas. Ser cristiano habla de una manera de vivir, de una manera de relacionarse con los otros, de una manera de mirar el mundo... Se trata de dejar que la manera de ser de Jesús nos invada y nos conforme, para poder vivir la vida a su modo.

Los dos discípulos le oyeron decir esto, y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, viendo que lo seguían, les preguntó: -¿Qué buscáis?. Ellos contestaron: -Maestro, ¿dónde vives?. El les respondió: -Venid y lo veréis. Se fueron con él, vieron dónde vivía y pasaron aquel día con él. Eran como las cuatro de la tarde (Jn 1, 37-39)

Descargar Oración: A tu modo
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Las parábolas de Jesús

Jesús, a menudo, utilizaba parábolas para hablar a la gente. Usaba estas comparaciones basadas en experiencias de la vida cotidiana, para acercar su mensaje de una forma que estuviese al alcance de todos, con sencillez. Las parábolas tratan de acercarnos al corazón, e intuir lo que Dios quiere en nuestras vidas, a través de imágenes y ejemplos.

Quizá a lo largo de la oración nos vengan a la memoria alguna de las parábolas de Jesús: el tesoro escondido, el buen samaritano, la parábola del sembrador… En la oración de hoy te proponemos mirar cómo a través de ellas Jesús divulgaba su mensaje y preguntarte si esa manera de hacer puede decirle algo a tu vida.

“Llegaron a Cafarnaún y el sábado siguiente entró en la sinagoga a enseñar. La gente se asombraba de su enseñanza porque lo hacía con autoridad, no como los letrados.” (Mc 1, 21)

Descargar Oración: Las parábolas de Jesús
«AnteriorIndice Siguiente»

450 Aniversario de las Comunidades Laicas Ignacianas

Durante la próxima semana, CVX en Valladolid junto con otros grupos de laicos ignacianos, vamos a celebrar el 450 aniversario de las comunidades laicas ignacianas. Un aniversario que CVX lleva conmemorando en todo el mundo desde el año pasado, y que recuerda la fundación de las Congregaciones Marianas en el año 1563.

En este tríptico podéis encontrar todas la información de esta celebración, y aquí tenéis un enlace de audio con una entrevista en "El espejo de la Iglesia de Valladolid" de la Cadena COPE en la que explicamos las actividades que hemos preparado.

A todos los que seáis de Valladolid os invitamos a participar y a acompañarnos en alguna de las actividades programadas. Para los que seáis de más lejos, os pedimos que nos acompañéis con vuestra oración en esta celebración


Oración: ¿Es que Cristo está dividido?

Durante la semana del 18 al 25 de enero, la Iglesia celebra la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos.

Hoy nos queremos unir a esta oración sintiéndonos UNO con el resto de hombres y mujeres que habitan la tierra. Sin hacer diferencia por razón de raza, religión, sexo, condición, origen... Todos somos hijos de un único Padre-Dios y por tanto hermanos.

A vosotros, que consagrados por Cristo Jesús, habéis sido llamados a ser pueblo de Dios en unión con todos los que invocan en cualquier lugar el nombre de Jesucristo, que es Señor de ellos y de nosotros, gracia y paz de parte de Dios nuestro Padre y de Jesucristo, el Señor. Os ruego hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os pongáis de acuerdo para que no haya divisiones entre vosotros, sino que conservéis la armonía en el pensar y en el sentir...Porque ¿es que está dividido Cristo? (1 Cor 1- 3.10.13)

Descargar Oración: ¿Es que Cristo está dividido?
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Por los que emigran


El domingo 19 de enero celebramos la Jornada Mundial de las Migraciones.

España es uno de los diez países con mayor número de inmigrantes, con 6,5 millones, según un estudio de la ONU que destaca que en 2013 viven fuera de su nación de origen 232 millones de personas, el 3,2 por ciento de la población mundial. La gente que viene a nuestros país, la mayoría lo hacen por cuestiones económicas, porque en sus lugares de origen apenas tienen cubiertas sus necesidades más básicas, alimentos, agua corriente, sanidad, casa, trabajo... pero también muchos lo hacen por causas políticas, huyendo de dictaduras y regímenes político-religiosos que coartan su libertad y persiguen hasta su propia vida. Y en el lugar de destino, la vida no siempre es más fácil que en el país que dejaron atrás. A las dificultades económicas se suele unir la dificultad para la relación con otros, el sentimiento de desarraigo y la falta de redes de apoyo familiares o de amigos.

 Hoy, en este tiempo de oración me pregunto si esta realidad es visible para mí más allá de las noticias. Si mi vida se ve afectada por esta realidad que existe a mi alrededor. Si mi corazón se compadece y se moviliza por estos hermanos míos.

Esto dice el Señor: "El ayuno que yo quiero es éste: Abrir las prisiones injustas, hacer saltar los cerrojos de los cepos, dejar libres a los oprimidos, romper todos los cepos; partir tu pan con el hambriento, hospedar a los pobres sin techo, vestir al que ves desnudo, y no cerrarte a tu propia carne. Entonces romperá tu luz como la aurora, en seguida te brotará la carne sana; te abrirá camino la justicia, detrás irá la gloria del Señor. Entonces clamarás al Señor y te responderá; gritarás y te dirá: aquí estoy". (Is 58, 6-9)

Descargar Oración: Por los que emigran
«AnteriorIndice Siguiente»

Oramos juntos danzando

Este curso ha echado a andar un taller de Danza Contemplativa organizado por la CVX en Valladolid. Se trata de orar juntos mediante danzas muy sencillas que nos ayudan a expresarnos y a silenciar nuestra mente para escuchar a Dios.

¿Y qué expresamos con nuestra danza? Nos bendecimos unos a otros, le damos gracias, nos sentimos unidos, nos ponemos en Sus manos, nos dejamos mecer por Él, …

¿Qué nos aporta? Al terminar la última oración, los asistentes hablaban de “alegría”, “utopía”, “esperanza”, “paz”, “emoción”,…

Es un grupo abierto a cualquier joven o adulto que quiera participar. Nos reunimos a las 20:15 un viernes al mes en Fe y Desarrollo (c/Ruiz Hernández 10). Las próximas sesiones serán el 17 de enero, el 14 de febrero y el 14 de marzo. Más información en jorge_danza@yahoo.es .

Oración: La vida oculta

Normalmente hablamos de la vida oculta de Jesús para referirnos al tiempo que pasó en Nazaret junto a su familia y del que apenas tenemos noticias en los evangelios. Pero lo que es obvio es que es el tiempo en el que fue tomando consciencia de quien era y cual era su misión. En el que probablemente fue soñando y proyectando cómo llevarla a cabo. Pero también, sin duda, que fue un tiempo lleno de lo ordinario y rutinario que tiene la vida: estar con la familia, trabajar, compartir la vida con su vecinos, de tiempos de oración, celebrar las fiestas judías... Un tiempo del que a pesar de no conocer nada podemos decir que fue trascendental en su vida y que brilló durante sus años de vida pública.

Regresó con ellos, fue a Nazaret y siguió bajo su autoridad. Su madre guardaba todas estas cosas en su corazón. Jesús progresaba en saber, en estatura y en el favor de Dios y de los hombres. (Lc 2, 51-52)

Descargar Oración: La vida oculta
«AnteriorIndice Siguiente»