Contemplación del Niño Jesús

En estos días tan especiales de Navidad, siento que debo intentar no contribuir a aumentar el ruido ambiente, callar bastante, y ceder la palabra a otros que han sabido profundizar más en el misterio, en la verdad fascinante del Dios-hecho-hombre. Hoy os traigo un precioso poema que nos invita a hacer una contemplación dialogada ante el recién nacido:

Dime quién eres
Ahora que la noche es tan pura,
y que no hay nadie más que tú, dime quién eres.
Dime quién eres y por qué me visitas,
por qué bajas a mí que estoy tan necesitado
y por qué te separas sin decirme tu nombre.

Dime quién eres tú, que andas sobre la nieve;
Tú que, al tocar las estrellas,
las haces palidecer de hermosura;
Tú que mueves el mundo tan suavemente,
que parece que se me va a derramar el corazón.

Dime quién eres, ilumina quién eres;
dime quién soy yo también,
y por qué la tristeza de ser hombre;
dímelo ahora que alzo hacia ti mi corazón,
Tú que andas sobre la nieve.

Dímelo ahora que tiembla todo mi ser en libertad,
ahora que brota mi vida y te llamo como nunca.
Sostenme entre tus manos;
sostenme en mi tristeza,
Tú que andas sobre la nieve.

(Leopoldo Panero)

Oración: Nace de nuevo

Un año más nos reunimos para celebrar LA NAVIDAD. Llegamos con la historia vivida a lo largo de este año y nos damos cuenta que es mucho lo vivido. Con experiencias de ilusión y felicidad, hechos y noticias que nos han ayudado a avanzar en nuestro crecimiento y otros que nos han hecho retroceder, con momentos difíciles, malas noticias, experiencias de fragilidad de nuestra vida. Por ello aunque la Navidad parece la misma, siempre es distinta.

“Mira que estoy a la puerta y llamo;
si alguno oye mi voz y me abre la puerta,
entraré en su casa
y cenaremos juntos”.  (Apocalipsis 3,20)



Descargar Oración: Nace de nuevo


«AnteriorIndice Siguiente»

Oración de Navidad

¿Y si Jesús mismo nos recordara, o explicara cómo fue su nacimiento? ¿A qué vino, cómo vino, para quién vino? Estos días proliferan los cuentos de Navidad, más o menos imaginativos... pero, ¿y si simplemente le diéramos voz, toda la voz a Jesús?


Yo he venido al mundo
para que el mundo tenga Vida.
Me he hospedado en vuestra casa
para que viváis siempre en mi presencia.
He dormido a vuestra vera
para que soñéis un mundo mejor.

Me he hecho uno de tantos
para que todos valgan lo mismo.
He escogido nacer en pesebre
porque a Dios no se le encierra en el templo.

He querido hacerme, ante todo, hombre
y llorar y reír
y vivir con vosotros.
Y así, cuando lloréis
sabréis que no estáis solos,
que yo lloré primero
para que vuestras lágrimas tengan sentido.

Y cuando riáis
sabed que yo estoy con vosotros,
que nuestra risa es la mía
y vuestra alegría, mi gloria.
Así vuestra alegría será mi felicidad
y vuestra alegría mi felicidad.

Y si tú
quieres de verdad seguirme
búscame pobre entre los pobres,
llorando donde hay dolor,
sufriendo con el que sufre,
compartiendo la rabia del oprimido
y riendo donde la alegría es sincera.

Mira que estoy a tu puerta y llamo.
Si tú me abres tu corazón y tu vida
cenaremos y cantaremos juntos
hasta el último amanecer.

Oración: Juan el Bautista

La misión de Juan el Bautista fue llamar la atención de la gente de su tiempo para preparar el camino al Señor. Nos plantea la posibilidad de revisar nuestra vida y de reconocer aquellas actitudes que tenemos que cambiar. Adviento es un tiempo de reforma, de conversión, de cambio...Dios sólo puede nacer en un corazón que se prepara para acoger su propuesta y se dispone a dejarse transformar por el amor. Es posible que nuestro corazón necesite una limpieza y algunos ajustes para acoger al Hijo de Dios. Lo importante es que esté dispuesto a recibir la pequeñez de un Dios que se abaja para rescatarnos.


Por aquellos días se presentó Juan Bautista en el desierto de Judea proclamando: "Convertíos porque está cerca el reinado de Dios". A él se refería el profeta Isaías cuando dijo: "Una voz grita desde el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus senderos"


Descargar Oración: Juan el Bautista


«AnteriorIndice Siguiente»

Adviento... en las cosas pequeñas

Prepararnos para la Navidad supone también un cambio de mirada. Sí, quizá fuera suficiente si durante todo el adviento consiguiéramos y mantuviéramos un cambio de mirada.

Dejar de poner el foco sobre la envidia, la comparación con el otro, lo que me falta, lo que me sobra... y centrarnos, simplemente, en admirar la belleza de la realidad, tal cual es. Dios se manifiesta en la realidad, y especialmente en la realidad pequeña, vulnerable y siempre imperfecta, muy imperfecta.
Ojalá que este Adviento re-enfoquemos nuestra mirada hacia lo humilde, lo sencillo, lo que ya existe pero aún puede crecer más, lo que yo tengo para compartir y valorar lo que el otro tiene para ofrecerme... Aprender, en definitiva a descubrir a Dios en las cosas pequeñas.
(Aquí dejo una canción muy chula sobre esto, del grupo malagueño Ixcís)
Descargar la letra de la canción
Descargar la canción en MP3

Oración: Esperando la Buena Noticia

En el encuentro y la búsqueda de Dios ponemos muchas esperanzas. Esperanzas en que el encuentro surja, pero también en lo que esperamos que le aporte a nuestra vida. Busco respuestas para ser más feliz o sentirme más a gusto con mi vida. Busco el perdón o fuerzas para cambiar lo que no me gusta de mi vida. Espero ayuda para superar momentos difíciles. Quiero encontrar mi sitio en el mundo y un sentido para mi vida

Después que Juan fue arrestado, marchó Jesús a Galilea, proclamando la buena noticia de Dios. Decía: “El plazo se ha cumplido. El reino de Dios está llegando. Convertíos y creed en el evangelio”. (Mc 1, 14.15)

Descargar Oración: Esperando la Buena Noticia


«AnteriorIndice Siguiente»

Adviento: tiempo de oración

Adviento es tiempo de espera y de preparación; de espera en que vuelva de nuevo Jesús a esta Tierra seca; y de preparación porque debemos poner los medios para que estemos receptivos a Dios, que encuentre nuestra "casa" confortable y acogedora (no como la posada que no le quiso recibir).

La cuestión es que:
- Lo primero depende sólo de Dios. Que Dios quiera hacerse presente en tu corazón y en tu entorno es un regalo, no depende de nuestros méritos. Sólo nos queda pedir ¡Ven, Señor Jesús! porque hay tantas realidades a nuestro alrededor que te necesitan... Y esta espera esperanzada se cultiva en la oración.
- Lo segundo depende de nosotros. No esperamos que se produzca algo mágico, caido del cielo sin más, sin nuestra participación; esperamos de forma activa, implicándonos personalmente. Nos corresponde a nosotros quitar de esta "casa" todo lo que impide que nazca Jesús: la violencia, la soberbia, la envidia, el consumismo, la deshumanización... Y esta "casa" es mi corazón, pero también es mi entorno: trabajo, familia, realidades de exclusión social, etc. El trabajo en ambas realidades (interior y exterior) se nutre y sostiene desde la oración.
Por eso, en Adviento más que nunca, debemos renovar nuestro corazón y nuestras manos en la oración, con esperanza sin pasividad y con solicitud no voluntarista, por medio de la oración.

Oración: Yo soy el camino

Cuando se emprende un camino lo primero que viene a la cabeza es todo lo que uno deja atrás, la seguridad que te daba aquello que sientes tuyo, la pereza de cambiar todo y reordenar tu vida, el miedo a lo que pueda venir y a que nada vuelva a ser lo mismo… Pero una vez superada esa crisis inicial te das cuenta de la oportunidad que supone: por fin ha llegado la hora de tirar todos los trastos viejos que te impedían avanzar, de reciclarte y limpiar todas esas esquinas que con el paso del tiempo se van oscureciendo en tu persona. Es tiempo de pensar qué es lo que quieres guardar, para qué te sirve lo que has aprendido hasta ahora, y qué cambiarías. También es el momento de decidir tu nuevo camino, de organizar tu tiempo con una meta.


Descargar Oración: Yo soy el camino


«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Seguiré tras tus huellas

Jesús nos llama por nuestro nombre, es una invitación personal y nos da la completa libertad para aceptarla o no. Sabemos que decir un SI abierto y sin cortapisas no es fácil. Implica salir de uno mismo, de nuestras seguridades y comodidades, ir muchas veces a contracorriente de lo que el mundo y la sociedad nos propone, supone un esfuerzo diario pero el Señor espera y confía en nosotros, respetando los tiempos de cada uno. Él está con nosotros y no nos abandona. Nos llama a seguirle, a construir el reino y luchar por el evangelio, lo que en muchos momentos nos traerá alegría y gozo pero también nos encontraremos momentos de cruz en los que tendremos que aprender a abrazarla.

“Y ahora, así dice el Señor, el que te creó, Jacob; el que te formó, Israel: No temas, que te he redimido, te he llamado por tu nombre, tú eres mío. Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo, la corriente no te anegará; cuando pases por el fuego, no te quemarás, la llama no te abrasará.[….] Porque te aprecio y eres valioso y yo te quiero, […]No temas, que yo estoy contigo.” (Isaías 43, 1-5)


Descargar Oración: Seguiré tras tus huellas

«AnteriorIndice Siguiente»

La importancia del silencio

Hoy queremos poner el acento en la importancia del silencio en la oración. No es una novedad, pero suele ser uno de los puntos débiles de nuestra vida de oración. Las prisas, las tareas, lo urgente, nos impide en múltiples ocasiones ver lo importante, que es la presencia de Dios en nuestras vidas. Y para esto - como para la oración explícita- es imprescindible el silencio.

Se puede decir que la oración empieza con el silencio: cada oración comienza con un rato de apaciguar el alma, y termina con otro silencio-reto: ¿cómo voy a aplicar esto a mi vida?

Otros autores extrapolan este símil y lo aplican a la duración misma de la existencia humana: cuando nacemos estamos varios años sin poder hablar, y terminamos con un  "Gran Silencio": la muerte que sólo deja que sean nuestros actos pasados los que sigan hablando de lo que fuimos. Y entre ambos silencios existenciales, un sinfín de palabras cruzadas entre Dios y tú.

Siendo más concretos, otros remarcan que el silencio es eso que cuesta tanto al principio de la vida de oración, y que poco a poco va creciendo hasta que llena todo el rato de oración, y llena la vida misma.

Hay incluso blogs que se decican única y exclusivamente al silencio. Hoy nos fijaremos en uno de ellos: http://ahoraqueessilencio.blogspot.com/
Dice su autor que el blog es un intento de ponerle nombre al silencio... difícil pero hermosa tarea. ¡Que lo disfrutes!

Oración: Qué hacemos con la crisis

Nosotros vivimos bien, en líneas generales y a pesar de la crisis, vivimos en sociedades ricas, disponemos de lo necesario y quizá de mucho más que lo necesario, hasta el punto que nos parece vital lo que a otros muchos les parece un lujo y un derroche.
Comemos tres o cuatro veces al día, cambiamos de ropa según las estaciones, disponemos de numerosas comodidades domésticas, tenemos derecho a tantas cosas...

"Había un hombre rico que se vestía de púrpura y lino, y banqueteaba todos los días espléndidamente. Un pobre llamado Lázaro estaba echado en el portal, cubierto de llagas; habría querido llenarse el estómago con lo que caía de la mesa del rico; por el contrario, incluso se le acercaban los perros para lamerle las llagas.
Se murió el pobre y los ángeles lo reclinaron a la mesa al lado de Abrahán" (Lc 16,19-22)


Descargar Oración: Qué hacemos con la crisis

«AnteriorIndice Siguiente»

Salir de nosotros mismos

Como no podría ser de otra forma, trasladamos aquí algunas de las elocuentes palabras que Benedicto XVI está dejando por España. Sin duda, ha hablado de muchas cosas importantes y de gran actualidad (dimensión pública de la fe, el valor de la familia, relación entre libertad y verdad, etc.) Pero aquí sólo nos fijaremos en algunos "guiños" importantes que ha hecho a la vida de oración:
(De la visita a la Catedral de Santiago) "Peregrinar no es simplemente visitar un lugar cualquiera para admirar sus tesoros de naturaleza, arte o historia. Peregrinar significa, más bien, salir de nosotros mismos para ir al encuentro de Dios allí donde Él se ha manifestado, allí donde (...) ha producido abundantes frutos de conversión y santidad entre los creyentes. (...) para confirmar vuestra fe y avivar vuestra esperanza..."
"Al abrazar su venerada imagen, he pedido también por todos los hijos de la Iglesia, que tiene su origen en el misterio de comunión que es Dios. (...) La Iglesia es ese abrazo de Dios en el que los hombres aprenden también a abrazar a sus hermanos, descubriendo en ellos la imagen y semejanza divina, que constituye la verdad más profunda de su ser, y que es origen de la genuina libertad." Textos íntegros de Santiago y Barcelona

 Para orar, es imprescindible salir de uno mismo, buscar al Otro (Dios), dejarse abrazar por ese Otro; y desde ahí salir a buscar y abrazar a todo otro (hermanos). Oración y acción social son dos caras inseparables de la misma moneda, que pasa ineludiblemente por la superación del yo.
"Porque piense cada uno que tanto se aprovechará en todas cosas spirituales, quanto saliere de su propio amor, querer y interesse" (S. Ignacio, EE.189)

Oración: Por la Iglesia perseguida

Queremos recordar hoy a tantas mujeres y hombres perseguidos o asesinados por querer seguir a Cristo. Hermanos nuestros, y miembros de la Iglesia, que a lo largo de la historia o actualmente viven en sus carnes y su vida la cruz de Cristo. Una cruz que supieron asumir como parte de ese seguimiento de Jesús en el que el cumplir la voluntad del Padre y el amor a los otros también se puede hacer concreto desde el dolor y el sufrimiento. Ya Jesús advirtió a sus discípulos que la lucha por el Reino no estaba exenta de dificultades, y que seguirle a El implicaba hacerlo a su manera.


«AnteriorIndice Siguiente»

Descárgate el tríptico

Aquí está el tríptico de las tandas que ofrecemos a la Diócesis de Valladolid durante el curso 2010-2011. En él se intenta resumir qué es el Taller de Oración y cómo inscribirse. ¡Descárgatelo y difúndelo entre tus amigos!

Oración: Juan el discípulo amado

Caminaba Jesús junto a las aguas del Jordán, cuando vio en una barca a Juan, pescador, hermano de Santiago el mayor, que se encontraba remendando las redes a la orilla del lago de Galilea. Jesús, que acababa de llamar a su servicio a Pedro y a Andrés, los llamó también a ellos para que fuesen sus Apóstoles. Llamados por el Maestro, los dos jóvenes se separaron de su padre, dejaron las redes y se agregaron al grupo que seguía al profeta de Nazaret


«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Buscar a Dios

Ser cristiano, hoy en día, no es fácil, no es sencillo, no es plácido. Pero es que la vida no es fácil. Es aventura y camino, es esfuerzo, emoción, compromiso, búsqueda, lucha y canción. Hoy el mundo, el Reino y el Proyecto de Dios, nos necesita fuertes, dispuestos a afrontar el esfuerzo, el cambio, el camino, el dolor, el compromiso, con lo que ello implique…
En oración, en diálogo con Dios, dejamos que el Espíritu llegue hasta lo más profundo del corazón, para descifrar lo que Dios trabaja y quiere en cada uno de nosotros. Y así examinamos nuestro día. Orar con nuestra vida entre las manos, tomando conciencia de la presencia de Dios en cada momento y para que cada día nuestra deseada intención sea orientar nuestra vida hacia Él.




«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Tiempo de escucha

Sí, a ratos me hace falta un instante gratuito. Música suave, o ninguna. Un paseo que me conduzca a ningún sitio. Una página de la agenda vacía de citas. Un rato de ensimismamiento, para pensar un poco, para reír por nada. Hace falta un rato de sereno abandono en el que deje de estar alerta, en el que no haya nada que mostrar, un rato de sinceridad sin juicio. Hace falta un tiempo perdido, un tiempo de silencio, para el encuentro con uno mismo. Y por eso a veces tengo que parar. Es desde esa quietud primera desde donde puedo ser más cercano con otros. Es en ese espacio íntimo, donde mis manías no necesitan disfraz, y mis méritos no quieren medallas; donde mis miedos y fortalezas se comparten; donde uno es más vulnerable, pero más real; donde entran los nombres que significan tanto para mí; es en ese espacio donde el encuentro es más intenso. El encuentro con Dios y el encuentro con los otros. Es ahí donde la caricia toca lo más hondo de uno mismo, donde la palabra no es ruido sino vínculo, donde la relación se vuelve rama sólida que entrelaza mi vida con otras vidas. Desde ese silencio crece el amor.

Descargar Oración: Tiempo de oración, tiempo de escucha


«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Tiempo para crecer

Inauguramos esta nueva sección con la primera oración del curso. Tómate un tiempo para poner tus proyectos delante de Dios y dejar que El los ilumine.

Desde muchos sitios se nos invita a ver nuestro futuro como una hoja en blanco con todo por escribir. Un futuro lleno de opciones y posibilidades donde todo está a nuestro alcance. Desde el cine y la literatura nos dicen que todo es posible si uno lo desea con todas sus fuerzas. Todo depende de ti y de tu esfuerzo. Los sueños pueden hacerse realidad, sólo hay que luchar por ellos. Sin embargo la vida nos va enseñando que las cosas no siempre salen como las planificamos. Que llevamos un equipaje a nuestras espaldas con un montón de recursos que la vida nos ha dado pero también con un peso que a veces nos dificulta seguir avanzando. Sabemos que la vida a veces se nos pone en contra y parece que no hay manera de darla la vuelta. Queremos pedir hoy por nuestros proyectos y deseos, por aquello que queremos cambiar o por los nuevos caminos que queremos emprender en nuestra vida.

Descargar Oración: Tiempo para crecer


AnteriorIndice Siguiente»

Oraciones de los miércoles

El miércoles 6 de octubre se pondrá en marcha por segundo año, un espacio de oración para adultos en la Capilla de San Ignacio de la Iglesia del Corazón de Jesús en Valladolid.
Durante todos los miércoles del curso, desde las 20.15 a las 20:45, se ofrece este espacio abierto a todo el que quiera compartir un tiempo de oración con otros. La oración, aunque con un marcado carácter personal, está guiada a través de textos de los evangelios, oraciones y canciones.
La Capilla permanece abierta desde las 20.15 hasta las 21.30, por lo que el tiempo de oración preparada se puede prolongar con un tiempo de silencio y oración más personal.
En el enlace adjunto se ofrece una de las oraciones utilizadas el año pasado. Estas oraciones pueden ser una ayuda para reflexionar sobre el tiempo litúrgico que se está viviendo, sobre problemas o situaciones de la actualidad del mundo, o para reflexionar sobre la propia vida y nuestra relación con Dios.

Proximas tandas 2010-11

Ya temenos las fechas en que se celebrarán las próximas tandas del Taller de Oración en Valladolid. para el curso 2010-2011. Será, como siempre, en el Centro de Espiritualidad del Corazón de Jesús (c/ Santuario 26)

- Taller de Iniciación: de la tarde del viernes 12 al mediodía del domingo 14 de noviembre de 2010.
- Taller de Profundización: de la tarde el martes 5 al mediodía del domingo 10 de julio de 2011.
NOTA: para asistir al de Profundización no es necesario haber realizado previamente el de Iniciación.

¡Para que luego no digáis que no somos previsores! ¡Reserva ya las fechas en tu agenda,! Siempre hay tiempo para aquelo que realmente te interesa, y nada mejor que dedicar un tiempo de calidad para estar con el Señor.

En el apartado "contenido y fechas" de la barra horizontal superior encontrarás más información sobre los contenidos y diferencias entre ambos tipos de tandas, o escribirnos un correo.

Para ir abriendo boca...

Hola, amigos. Aquí os dejo uno de los powerpoints que utilizamos en el taller. No son la parte más importante del taller, ni mucho menos, pero los asistentes al taller han valorado mucho estas presentaciones como ayuda para introducirse en el contenido de cada día. Espero que a ti también te ayude, a distancia, y crezca en ti el deseo de conocer mejor las distintas formas de buscar a Dios que proponemos.
Así conocerás nuestro "estilillo" y el mimo con el que hemos preparado, personalmente, todos los materiales del taller.

Powerpoint completo (alta calidad) con sus canciones. Para descargarlo, copia la dirección que aparece. Luego tienes que meter una clave que te aparece arriba a la derecha y seguir los pasos. Una vez descargado el archivo comprimido (ZIP) pulsas botón derecho sobre él en el explorador de windows --> extraer en "01_buscar_a_Dios" y te crea una carpeta con el PPT y dos MP3. No quites los MP3 de esa carpeta para que puedan sonar desde el PPT (sí puedes copiarlos, a mayores, a otro sitio)

Tómate 10 minutos tranquilos, sin distracciones... ¡que lo disfrutes!

http://www.megaupload.com/?d=0JJA9Z8L

¿Qué es el taller de oración?



El taller de oración que te ofrecemos quiere ser una herramienta, eminentemente práctica, que favorezca un encuentro personal con Dios, por medio de la oración.
Aprender a hablar cara a cara con Jesús, mirarle directamente  a los ojos, descubrirlo en el silencio de tu interior. Descubrir los diferentes métodos de oración personal para encontrar el que mejor se adecúe a tu sensibilidad.
Propiciar, en resumen, una relación directa y profunda con el Señor, una amistad personal y duradera.
¿A quién va dirigido?
A cualquier persona que desee descubrir por primera vez los métodos de oración personal. No es necesario tener experiencia previa de oración, basta con querer descubrir a Dios.
También a quien quiera mejorar la técnica de oración que ya tenga.
Objetivos del taller
a) Ayudar a descubrir la experiencia de la oración, mediante un lenguaje sencillo y un enfoque práctico, con tiempos amplios de oración.
b) Practicar diversos métodos de oración para buscar el que mejor se adapte a cada persona.
c) Capacitar a los asistentes para que preparen sus propias oraciones en el futuro, para sí o para otros (catequistas, agentes de pastoral, movimientos xtnos.)
d) Introducirse en la espiritualidad de san Ignacio de Loyola, preparando a la persona para que pueda realizar Ejercicios Espirituales en el futuro con mayor provecho.
¿Dónde se desarrolla?
En Valladolid, en el Centro Diocesano de Espiritualidad http://www.centrodeespiritualidad.org/ o la residencia de los Jesuitas.
En otros lugares de España donde haya un grupo interesado, consulta la pestaña "contenido".
Y si quieres información detallada, escríbenos a  taller.oracion.valladolid@gmail.com
Estaremos encantados de aclararte dudas y facilitar que puedas asistir a una tanda.