Salir de nosotros mismos

Como no podría ser de otra forma, trasladamos aquí algunas de las elocuentes palabras que Benedicto XVI está dejando por España. Sin duda, ha hablado de muchas cosas importantes y de gran actualidad (dimensión pública de la fe, el valor de la familia, relación entre libertad y verdad, etc.) Pero aquí sólo nos fijaremos en algunos "guiños" importantes que ha hecho a la vida de oración:
(De la visita a la Catedral de Santiago) "Peregrinar no es simplemente visitar un lugar cualquiera para admirar sus tesoros de naturaleza, arte o historia. Peregrinar significa, más bien, salir de nosotros mismos para ir al encuentro de Dios allí donde Él se ha manifestado, allí donde (...) ha producido abundantes frutos de conversión y santidad entre los creyentes. (...) para confirmar vuestra fe y avivar vuestra esperanza..."
"Al abrazar su venerada imagen, he pedido también por todos los hijos de la Iglesia, que tiene su origen en el misterio de comunión que es Dios. (...) La Iglesia es ese abrazo de Dios en el que los hombres aprenden también a abrazar a sus hermanos, descubriendo en ellos la imagen y semejanza divina, que constituye la verdad más profunda de su ser, y que es origen de la genuina libertad." Textos íntegros de Santiago y Barcelona

 Para orar, es imprescindible salir de uno mismo, buscar al Otro (Dios), dejarse abrazar por ese Otro; y desde ahí salir a buscar y abrazar a todo otro (hermanos). Oración y acción social son dos caras inseparables de la misma moneda, que pasa ineludiblemente por la superación del yo.
"Porque piense cada uno que tanto se aprovechará en todas cosas spirituales, quanto saliere de su propio amor, querer y interesse" (S. Ignacio, EE.189)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejarnos aquí tus comentarios