Contemplación del Niño Jesús

En estos días tan especiales de Navidad, siento que debo intentar no contribuir a aumentar el ruido ambiente, callar bastante, y ceder la palabra a otros que han sabido profundizar más en el misterio, en la verdad fascinante del Dios-hecho-hombre. Hoy os traigo un precioso poema que nos invita a hacer una contemplación dialogada ante el recién nacido:

Dime quién eres
Ahora que la noche es tan pura,
y que no hay nadie más que tú, dime quién eres.
Dime quién eres y por qué me visitas,
por qué bajas a mí que estoy tan necesitado
y por qué te separas sin decirme tu nombre.

Dime quién eres tú, que andas sobre la nieve;
Tú que, al tocar las estrellas,
las haces palidecer de hermosura;
Tú que mueves el mundo tan suavemente,
que parece que se me va a derramar el corazón.

Dime quién eres, ilumina quién eres;
dime quién soy yo también,
y por qué la tristeza de ser hombre;
dímelo ahora que alzo hacia ti mi corazón,
Tú que andas sobre la nieve.

Dímelo ahora que tiembla todo mi ser en libertad,
ahora que brota mi vida y te llamo como nunca.
Sostenme entre tus manos;
sostenme en mi tristeza,
Tú que andas sobre la nieve.

(Leopoldo Panero)

4 comentarios:

  1. María Pilar Fernández26 de agosto de 2012, 1:19

    Precioso poema ya lo creo pero yo estoy buscando el villancico del "Posadero" de Belén.A propósito no sabía que José Luis había muerto¡Descanse en Paz!.

    ResponderEliminar
  2. María Pilar Fernández26 de agosto de 2012, 1:24

    Precioso el poema pero yo estoy buscando el villancico del "Posadero" de Belén.No sabía que José Luis había muerto...¡Descanse en Paz!

    ResponderEliminar
  3. Sí, es precioso, pero forma parte de un poema más amplio de Leopoldo Panero. Debe haber un error de autoría.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por la aclaración. En varias fuentes aparece como poema de José Luis Blanco Vega.

    ResponderEliminar

Gracias por dejarnos aquí tus comentarios