Acudir a la oración


Como dice un amigo mío, que es scout, lo importante no es no perderse nunca, sino tener al menos claro cuál es el camino de vuelta...

Acudí a la oración
porque me hirió de muerte la vida
Me refugié en tus brazos, Señor,
cuando no tuve más aliento.
Pero tú me empujas de nuevo
incansablemente, a mi ruedo.

Mañana empezaré otra vez,
como ayer, como cada día.
Y volveré, sí, volveré,
pero con una mirada nueva,
con una sonrisa recién estrenada,
y con esa fuerza
que sé que no es mía.

2 comentarios:

  1. Espero que os guste este texto, sencillo pero sincero, en el que reconocemos que muchas veces sólo acudimos a Dios cuando lo necesitamos, pero a partir de entonces... ¡ya nada será lo mismo!

    ResponderEliminar

Gracias por dejarnos aquí tus comentarios