Oración: Miércoles de ceniza

Celebramos el miércoles de ceniza, y con él iniciamos la Cuaresma. Tres son las prácticas que la Iglesia recomienda para la Cuaresma: la limosna, la oración y el ayuno. Son la mejor forma de disponer nuestro ánimo para un verdadero cambio de rumbo vital y una celebración gozosa de la Pascua.

La limosna, que implica vivir con los ojos abiertos al prójimo y sus necesidades, para compartir lo que tenemos y lo que somos. La oración, el encuentro personal con el Señor, en el que nos quitamos la armadura y los tacones, y nos permitimos ser: pequeños, frágiles, y profundamente amados. Y el ayuno, invitación a la justicia, a la moderación, a renunciar a los excesos que provocan sufrimiento, a la libertad.


“Rasgad los corazones y no las vestiduras; Convertíos al Señor, Dios vuestro, porque es compasivo y misericordioso” (Joel 2, 12).




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejarnos aquí tus comentarios