La importancia del silencio

Hoy queremos poner el acento en la importancia del silencio en la oración. No es una novedad, pero suele ser uno de los puntos débiles de nuestra vida de oración. Las prisas, las tareas, lo urgente, nos impide en múltiples ocasiones ver lo importante, que es la presencia de Dios en nuestras vidas. Y para esto - como para la oración explícita- es imprescindible el silencio.

Se puede decir que la oración empieza con el silencio: cada oración comienza con un rato de apaciguar el alma, y termina con otro silencio-reto: ¿cómo voy a aplicar esto a mi vida?

Otros autores extrapolan este símil y lo aplican a la duración misma de la existencia humana: cuando nacemos estamos varios años sin poder hablar, y terminamos con un  "Gran Silencio": la muerte que sólo deja que sean nuestros actos pasados los que sigan hablando de lo que fuimos. Y entre ambos silencios existenciales, un sinfín de palabras cruzadas entre Dios y tú.

Siendo más concretos, otros remarcan que el silencio es eso que cuesta tanto al principio de la vida de oración, y que poco a poco va creciendo hasta que llena todo el rato de oración, y llena la vida misma.

Hay incluso blogs que se decican única y exclusivamente al silencio. Hoy nos fijaremos en uno de ellos: http://ahoraqueessilencio.blogspot.com/
Dice su autor que el blog es un intento de ponerle nombre al silencio... difícil pero hermosa tarea. ¡Que lo disfrutes!

4 comentarios:

  1. Totalmente a favor de este post. Sin silencio, resulta del todo imposible escuchar a Dios, allí, en el corazón. Y, mucho menos, saber lo que espera de nosotros.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Lorena, por seguirnos y animarnos con tus comentarios. Unidos en el Señor.

    ResponderEliminar
  3. saber guardar silencio para hablar mucho Con Dios

    ResponderEliminar

Gracias por dejarnos aquí tus comentarios