Live, love and laught

Live, love, laught... grita una amiga mía en su blog nocturno, como lanzando grandes titulares a quemarropa que dirijan su vida. Y me encanta.

Me encanta ver que están menos dormidos de lo que parece, que ansían lo bueno de la vida (que son sólo cuatro cosas), que quieren vivir y no sólo sobrevivir, que no se conforman con un horizonte sin sueños, en definitiva: ¡que buscan!

¿Qué es lo que buscan? Esa es la pregunta del millón. Nosotros, los extraterrestres adultos que vivimos junto a ellos no lo sabemos. Creo que ellos tampoco lo saben muy bien. Pero el caso es que buscan. Lo malo de asunto es que no se creen que nosotros también fuimos como ellos, no hace tanto tiempo, y también buscábamos. No es que queramos imponerles nuestras respuestas, pero sí nos gustaría acompañarles en la búsqueda de las suyas propias; cada uno tendrá que hacer su propio camino, pero nos gustaría estar allí con ellos para verles crecer. Es relamente lo mejor que podemos ofrecerles, aunque ellos todavía no lo vean así. Es la manera torpe que tienen los extraterrestres de mostrar su cariño...

Todo hombre y mujer nace con unos deseos, anhelos y aspiraciones a los que debe enfrentarse en la vida, antes o después. Unas "últimas preguntas" nunca resueltas. Estas preguntas que son "últimas" porque nos remiten a lo más profundo de nuestro ser, al sentido mismo de nuestra existencia: ¿Quién soy? ¿Qué es el amor? ¿Para qué la vida? y pocas más. En la base más profunda de nuestro corazón sigue sonando esa gran canción de U2: I still haven´t found what I´m looking for (sigo sin encontrar lo que estoy buscando).

Lo que realmente me gustaría expresar en este post es mi profunda convicción de que en la trastienda de esas preguntas está Dios mismo. Él es el motor de nuestro corazón, y pone en él esas preguntas y algunas pistas para hallar las respuestas. Todo ello respetando con exquisita delicadeza nuestra libertad personal. Él mismo nos ha creado con esa sed de Vida, Amor y Alegría (con mayúsculas, no nos valen los sucedáneos) y como Padre bueno que es, no nos deja desamparados en esta búsqueda; pone a nuestro alcance señales que iluminen nuestro camino, en forma de familiares, libros, canciones, amigos, tutores, etc. para ayudarnos en esta tarea.

Sólo quería que supiérais que estamos aquí para ayudaros a formular estas preguntas, sin imponeros las respuestas; a quereros de esta manera que no deja huella, "aunque tú no lo sepas, aunque ahora no lo entiendas."
Aunque tu no lo entiendas
nunca escribo el remite en el sobre
por no dejar mis huellas
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejarnos aquí tus comentarios