Oración: Una respuesta elegida

Nuestra actitud vital en el ámbito de la fe es de búsqueda. En ocasiones no estamos seguros de por dónde comenzar nuestra misión, de si lo que hacemos está de acuerdo con la voluntad de Dios, o de cuál debe ser nuestro mensaje. Nuestra decisión de seguir a Cristo a veces se desvía y necesitamos revisar nuestras elecciones para concretar la entrega a los valores del Reino.

La iniciativa siempre es de Dios, que nos llama y espera una respuesta. Y su amor nos hace libres para elegir nuestro camino, que puede coincidir o no con el suyo. ¿Qué camino es el que quieres tú tomar?

Mi sustento es cumplir la voluntad del que me envió y dar remate a su obra. (Jn 4, 34)

Descargar Oración: Una respuesta elegida
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: La samaritana

En la oración de esta semana, volvemos a proponeros la contemplación de un texto del Evangelio.

La contemplación es un modo de oración en el que sobre todo se nos anima a usar la imaginación. Buscamos adentrarnos en la escena "como si presente me hallase", tal y como nos invita San Ignacio en sus Ejercicios Espirituales. Y a través de nuestra imaginación ir conociendo el modo en el que Jesús se relaciona con la gente. Aprender de su manera de mirar, de sus gestos, de sus palabras.

La imaginación nos llevará a fijarnos en unos detalles, en alguna palabra, en algún gesto. Aquello que resuene en mi corazón me ayudará a preguntarme qué es lo que Dios está tratando de decirle hoy a mi vida.

Le contestó Jesús: -El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; quien beba del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, pues el agua que le daré se convertirá dentro de él en manantial que brota dando vida eterna. Le dice la mujer: -Señor, dame de esa agua, para que no tenga sed y no tenga que venir aquí a sacarla. (Jn 4, 13-15)

Descargar Oración: La samaritana
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: A tu modo

Los cristianos nos consideramos seguidores y discípulos de Jesús. Él es nuestro maestro, el que nos enseña quién es Dios y lo que eso significa para nuestras vidas. Él es en quien ponemos nuestros ojos para aprender lo que le gusta a Dios y lo que le desagrada. Jesús es un modelo para nuestra vida porque cumplió la voluntad de Dios durante toda su vida. Jesús es la Palabra de Dios que nosotros podemos entender.

Ser seguidor de Jesús es mucho más que cumplir una serie de normas o hacer una serie de cosas. Ser cristiano habla de una manera de vivir, de una manera de relacionarse con los otros, de una manera de mirar el mundo... Se trata de dejar que la manera de ser de Jesús nos invada y nos conforme, para poder vivir la vida a su modo.

Los dos discípulos le oyeron decir esto, y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, viendo que lo seguían, les preguntó: -¿Qué buscáis?. Ellos contestaron: -Maestro, ¿dónde vives?. El les respondió: -Venid y lo veréis. Se fueron con él, vieron dónde vivía y pasaron aquel día con él. Eran como las cuatro de la tarde (Jn 1, 37-39)

Descargar Oración: A tu modo
«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: Las parábolas de Jesús

Jesús, a menudo, utilizaba parábolas para hablar a la gente. Usaba estas comparaciones basadas en experiencias de la vida cotidiana, para acercar su mensaje de una forma que estuviese al alcance de todos, con sencillez. Las parábolas tratan de acercarnos al corazón, e intuir lo que Dios quiere en nuestras vidas, a través de imágenes y ejemplos.

Quizá a lo largo de la oración nos vengan a la memoria alguna de las parábolas de Jesús: el tesoro escondido, el buen samaritano, la parábola del sembrador… En la oración de hoy te proponemos mirar cómo a través de ellas Jesús divulgaba su mensaje y preguntarte si esa manera de hacer puede decirle algo a tu vida.

“Llegaron a Cafarnaún y el sábado siguiente entró en la sinagoga a enseñar. La gente se asombraba de su enseñanza porque lo hacía con autoridad, no como los letrados.” (Mc 1, 21)

Descargar Oración: Las parábolas de Jesús
«AnteriorIndice Siguiente»