Campaña Pueblos Unidos

Desde Pueblos Unidos, Fundación miembro del Servico Jesuita a Migrantes (SJM) se nos invita a participar en la siguiente campaña contra el actual recorte de derechos fundamentales de las personas que buscan, como todos nosotros, un futuro más esperanzador. Anímate, un pequeño gesto puede representar mucho para muchos que, simplemente, no están en tu situación:

"El internamiento de inmigrantes sin papeles, previsto en la Ley de Extranjería y que tiene lugar en los CIE (Centros de Internamiento para Extranjeros), es una de las realidades que más tensiona los principios básicos del Estado de Derecho, pues permite la privación de libertad de quienes tan sólo han cometido una infracción administrativa. Los Centros de Internamiento son espacios de opacidad donde no existen los necesarios instrumentos para garantizar el respeto de los derechos de los extranjeros internados, por lo que el tejido social, instituciones y organizaciones nacionales e internacionales vienen criticando duramente las condiciones normativas y materiales de los CIE, bastante peores que en las prisiones.

Hace tiempo que el Ministerio de Interior está elaborando un Reglamento, cuya publicación parece inminente, para regular el régimen y funcionamiento de estos centros, sin que se haya dado ningún tipo de información sobre sus líneas básicas a las organizaciones y asociaciones que trabajamos en este ámbito, a pesar de haber pedido varias veces que se nos informe y se escuchen nuestras propuestas. En este contexto, nos hemos unido y redactado el manifiesto “Que el Derecho no se detenga a las puertas de los CIE”, donde se reclama al Gobierno una mayor transparencia, unas mejoras jurídicas y materiales –legales y reales– y que el Reglamento que se está elaborando garantice los derechos básicos de las personas privadas de libertad en estos centros.

Para ello eso solicitamos tu apoyo, el apoyo de todas las personas preocupadas por los derechos humanos y que piensen que es necesaria y posible otra forma de entender la inmigración, más justa y más decente. Muchísimas gracias y un fuerte abrazo,

Toda persona, asociación o entidad que desee apoyar esta iniciativa puede adherirse al manifiesto que se adjunta pulsando Súmate a la campaña.  Y, por supuesto, agradecemos difusión del manifiesto. Las adhesiones tiene que realizarse antes del 13 de junio ya que la presentación pública del documento con las adhesiones recibidas se realizará el 16 de junio."
Gracias por firmar el manifiesto aquí.

Oración: María, corazón orante

Actuar según lo que marca el corazón a menudo se contrapone a actuar de manera racional. Parecería que quien se deja guiar por su corazón actuaría según lo que siente en cada momento, según los sentimientos que le provocan las situaciones de su vida o las personas con las que se relaciona. Sin embargo en el ámbito de la oración, dejar que las cosas toquen el corazón nada tiene que ver con actuaciones impulsivas o pasionales. Más bien todo lo contrario.
María es la que "guardaba las cosas en su corazón". Ella nos enseña una manera de enfrentarse a las dificultades y las dudas. Una manera serena de acoger aquello que no entiende. Una manera que en definitiva nos enseña mucho sobre la oración. Porque la oración normalmente partirá de la realidad que nos rodea, sea cercana o lejana. De lo que nos pasa a nosotros o a nuestros hermanos. Y siempre sembrará en nosotros una pregunta: ¿qué he de hacer? ¿por qué sucede esto así? ¿qué sentido tiene tal o cual suceso?. Pasar todo eso por el corazón nos ayuda a exprimir la vida y no dejar que pase por delante nuestro sin decirnos nada. El pasar todas estas preguntas por el corazón no es más que dejarlas que se encuentren con Dios en lo más profundo de nosotros. De forma pausada. Dejando que Dios vaya dándolas respuestas a su ritmo. Sin forzarle. Tal y como hizo María durante toda su vida.

"...Y su madre guardaba estas cosas en su corazón" (Lc 2, 51)


Descargar Oración: María, corazón orante


«AnteriorIndice Siguiente»

El canto del pájaro

Además de ser el libro más famoso de Tony de Mello, creo que es también una metáfora sobre la vida de oración.

El libro es una obra imprescindible que nos enseña a todos a intentar comprender las cosas desde otro punto de vista, a ser más tolerantes, a descubrir nuestra espiritualidad, etc.... ¡superrecomendable!

En cuanto a la metáfora, Tony la explica así:
Le preguntaron: "¿Y por qué canta el pájaro?"
Respondió el maestro: "El pájaro no canta
porque tenga una afirmación que hacer.
Canta porque tiene un canto que expresar."

Cuando vamos haciendo sitio a Dios en nuestro corazón, en nuestra vida, somo más nosotros mismos, somos nuestra mejor versión. La oración ayuda mucho a volver a ser pájaros, profundamente libres, ligeros de equipaje; y ayuda sobre todo a escuchar esa música interior. La mejor oración es simplemente saborear esa música interior, perdiendo la medida del tiempo.... hasta que todo el tiempo se convierte en melodía.
A partir de entonces, no tienes nada que imponer, nada que adoctrinar. Simplemente vives al son de esa melodía, y que no quieres ni puedes reprimir. No renuncias al derecho de mostrar a otros lo que te hace feliz y te llena de sentido, lo contrario sería muy injusto. Por eso cantas, simplemente porque te sale de dentro.

"La boca habla de lo que rebosa el corazón"  (Lucas 6, 45).

Oración: María y las mujeres

En tiempos de Jesús la mujer tenía un papel secundario en la sociedad y en todo caso subordinado al hombre. Y esto es algo que sigue existiendo de una u otra forma aún hoy en día. En muchas ocasiones las diferencias entre mujeres y hombres se convierten en desigualdades. Quizá no es sólo algo de otras culturas y sin darme cuenta a lo mejor yo también participo de ello y me alejo de lo auténticamente cristiano entendido como proyecto fraterno de hermanos y hermanas en un recorrido de fe en el que nos ayudamos unos y otras a caminar. María y otras mujeres del evangelio pueden ayudarnos hoy a enfrentar y sobreponernos a todas esas situaciones injustas que sufren tantas mujeres.

El sexto mes envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen prometida a un hombre llamado José, de la familia de David; la virgen se llamaba María. Entró el ángel a donde estaba ella y le dijo: ---Alégrate, favorecida, el Señor está contigo. Al oírlo, ella se turbó y discurría qué clase de saludo era aquél. El ángel le dijo: -No temas, María, que gozas del favor de Dios. Mira, concebirás y darás a luz un hijo, a quien llamarás Jesús. Será grande, llevará el título de Hijo del Altísimo; el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, para que reine sobre la Casa de Jacob por siempre y su reinado no tenga fin. María respondió al ángel: -¿Cómo sucederá eso si no convivo con un varón? El ángel le respondió: -El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te hará sombra; por eso, el consagrado que nazca llevará el título de Hijo de Dios. Mira, también tu pariente Isabel ha concebido en su vejez, y la que se consideraba estéril está ya de seis meses. Pues nada es imposible para Dios. Respondió María: ---Aquí tienes a la esclava del Señor: que se cumpla en mí tu palabra. El ángel la dejó y se fue. (Lucas 1, 26-37)


Descargar Oración: María y las mujeres


«AnteriorIndice Siguiente»

Oración: María siempre atenta y dispuesta

Si pensamos en una taza y queremos llenarla es evidente que para ello tiene que estar vacía. En nuestra relación con los demás estamos llenos de nuestros problemas, preocupaciones, o incluso diversiones… es imposible que acojamos a los otros porque cuando nos hablan no tenemos espacio libre, estamos llenos de nosotros mismos. Seguro que todos nosotros hemos experimentado alguna vez el gozo de encontrarnos con personas que nos escuchan, nos acogen y nos dan confianza. Sin apenas darnos cuenta nos comunicamos. ¡¡Qué poco abundan y que felices nos hacen!! Son personas con la taza vacía. Como María, siempre dispuesta a acoger, para llenarse de Dios y de los demás. En María descubrimos como debe ser la comunicación con Dios.

En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, salto de gozo, el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: "Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño de mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!" (Lc 1, 39-45)


Descargar Oración: María siempre atenta y dispuesta


«AnteriorIndice Siguiente»

Live, love and laught

Live, love, laught... grita una amiga mía en su blog nocturno, como lanzando grandes titulares a quemarropa que dirijan su vida. Y me encanta.

Me encanta ver que están menos dormidos de lo que parece, que ansían lo bueno de la vida (que son sólo cuatro cosas), que quieren vivir y no sólo sobrevivir, que no se conforman con un horizonte sin sueños, en definitiva: ¡que buscan!

¿Qué es lo que buscan? Esa es la pregunta del millón. Nosotros, los extraterrestres adultos que vivimos junto a ellos no lo sabemos. Creo que ellos tampoco lo saben muy bien. Pero el caso es que buscan. Lo malo de asunto es que no se creen que nosotros también fuimos como ellos, no hace tanto tiempo, y también buscábamos. No es que queramos imponerles nuestras respuestas, pero sí nos gustaría acompañarles en la búsqueda de las suyas propias; cada uno tendrá que hacer su propio camino, pero nos gustaría estar allí con ellos para verles crecer. Es relamente lo mejor que podemos ofrecerles, aunque ellos todavía no lo vean así. Es la manera torpe que tienen los extraterrestres de mostrar su cariño...

Todo hombre y mujer nace con unos deseos, anhelos y aspiraciones a los que debe enfrentarse en la vida, antes o después. Unas "últimas preguntas" nunca resueltas. Estas preguntas que son "últimas" porque nos remiten a lo más profundo de nuestro ser, al sentido mismo de nuestra existencia: ¿Quién soy? ¿Qué es el amor? ¿Para qué la vida? y pocas más. En la base más profunda de nuestro corazón sigue sonando esa gran canción de U2: I still haven´t found what I´m looking for (sigo sin encontrar lo que estoy buscando).

Lo que realmente me gustaría expresar en este post es mi profunda convicción de que en la trastienda de esas preguntas está Dios mismo. Él es el motor de nuestro corazón, y pone en él esas preguntas y algunas pistas para hallar las respuestas. Todo ello respetando con exquisita delicadeza nuestra libertad personal. Él mismo nos ha creado con esa sed de Vida, Amor y Alegría (con mayúsculas, no nos valen los sucedáneos) y como Padre bueno que es, no nos deja desamparados en esta búsqueda; pone a nuestro alcance señales que iluminen nuestro camino, en forma de familiares, libros, canciones, amigos, tutores, etc. para ayudarnos en esta tarea.

Sólo quería que supiérais que estamos aquí para ayudaros a formular estas preguntas, sin imponeros las respuestas; a quereros de esta manera que no deja huella, "aunque tú no lo sepas, aunque ahora no lo entiendas."
Aunque tu no lo entiendas
nunca escribo el remite en el sobre
por no dejar mis huellas
.

Oración: Testigos en el mundo

A menudo pienso que para los apóstoles fue muy fácil ser testigos de Jesús. Sólo tenían que contar aquello que habían visto y oído. Anunciaban el Reino de Dios y daban testimonio de que había resucitado porque lo habían vivido. ¿Cómo puedo ser yo testigo con las dudas que tengo? Cuando hay tantas cosas de mi vida y de la fe que no tengo claras. ¿Cómo puedo ser testigo de alguien a quien a veces tanto me cuesta escuchar? ¿Cómo puedo hablar de un resucitado hoy en día sin que me miren raro?

Los que lo acompañaban le preguntaron:
- Señor, ¿vas a restablecer ahora el reino de Israel?
El les dijo:
-No os toca a vosotros conocer los tiempos o momentos que el Padre ha fijado con su poder. Vosotros recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los confines de la tierra (Hch 1, 6-8)



Descargar Oración: Testigos en el mundo


«AnteriorIndice Siguiente»